Colombia no podrá compensar su demanda interna de petróleo al 2023

145

Fotografía: Inddist.com

El más reciente informe de petróleo de la Agencia Internacional de Energía (IEA, por su sigla en inglés) advierte que Colombia verá caer su producción de manera sostenida, mientras que la demanda interna se incrementará en 1,8% anual hasta 2023 acumulando 408 mil barriles por día (bpd).

Las disminuciones de producción se han acelerado en varios países, dijo la agencia.

En Brasil, por ejemplo, donde un poco más la mitad de la producción actual de crudo proviene de campos que están en declive (principalmente en los campos costa afuera), se puede observar una marcada aceleración en las tasas de declive.

El año pasado, la tasa de disminución promedio para los campos posteriores al pico fue superior al 12%, lo que significa que más de 200 kb/d de la producción de nuevos campos, dos tercios de la ganancia total, simplemente compensa las disminuciones.

Siguiendo una tendencia empinada de los recortes de gastos y una desaceleración de la perforación, la IEA proyecta que disminuya la producción en los campos maduros de Colombia, que constituyen la mayor parte de la producción del país, ha estado alrededor del 13% en los últimos años.

La disminución de activos maduros en otras partes del mundo compensará en parte el crecimiento, dijo.

Como región, Asia verá la mayor caída, con la República Popular de China como el principal factor.

El suministro de petróleo de Asia (incluida la Ocde de Asia y Oceanía) ya registró un descenso de la producción de 585 kb/d a partir de 2015 hasta 2017, y se espera que la oferta total disminuya en otros 720 kb/d para 2023.

Las reducciones también se esperan en México y Colombia, mientras que los productores no pertenecientes a la Opep de África pierden casi 200 kb/d para 2023 a pesar de que la producción comenzó en Uganda y Kenia al final del período de pronóstico.

La entidad pronostica que el suministro total de petróleo de los Estados Unidos aumentará en 3,7 mb/d hasta 2023, lo que representa más de dos tercios de todas las ganancias fuera de la Opep.

El aumento en el gasto y la actividad de perforación ha disminuido el ritmo en Colombia, donde se espera que la producción disminuya desde 230 kb/d hasta 630 kb/d en 2023. La producción disminuyó en casi 130 kb/d, o 12%, durante 2016 y otros 30 kb/d el año pasado.