Trump firmó medidas proteccionistas; Asia respondió

130

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, cumpliendo una de sus promesas de campaña más controvertidas, firmó dos proclamaciones hoy que implementarán aranceles sobre el acero y el aluminio importados, pero que eximirán a Canadá y México.

Las tarifas entrarán en vigencia en 15 días.

Los movimientos aplicarán un impuesto del 25 por ciento sobre el acero y un 10 por ciento sobre el aluminio. Los funcionarios de la Casa Blanca dicen que las tarifas son una cuestión esencial de seguridad nacional y económica.

Además de las excepciones para los dos socios del TLCAN, la Casa Blanca les dará a otras naciones la oportunidad de justificar por qué no deberían ser incluidas.

“Hay una disposición más amplia en los pedidos que permitirá a cualquier país con el que tengamos una relación de seguridad analizar con Estados Unidos formas alternativas de abordar la amenaza y el deterioro de la seguridad nacional de las importaciones utilizadas por ese país”, dijo un alto funcionario de la administración familiarizado con la redacción de las proclamaciones arancelarias, reportó Cnbc. El funcionario habló bajo condición de anonimato.

La determinación de nuevas excepciones dependerá de si los países pueden convencer a Trump de que existe un “medio alternativo satisfactorio” para resolver las inequidades comerciales.

“Esto no es un ablandamiento de nuestra posición de ninguna manera”, dijo el funcionario. “Hemos estructurado estas proclamaciones de una manera inequívocamente diseñada para defender nuestras industrias de aluminio y acero”.

Si bien actualmente no existe un cronograma, las exenciones para Canadá y México “no son abiertas” y dependerán de si se realizan cambios en el TLC que satisfagan a Trump, agregó el funcionario. Las proclamas también pueden modificarse de otras maneras “para preservar nuestra seguridad nacional”.

El presidente comenzó a criticar los aranceles durante su campaña “Make America Great Again” de 2016. Frecuentemente se ha quejado de que las administraciones anteriores negociaron acuerdos comerciales que eran injustos con Estados Unidos, y resolvió que los volvería a visitar.

LA RESPUESTA DE ASIA-PACÍFICO

Hoy, 11 naciones de la región Asia-Pacífico firmaron un histórico tratado en Chile para reducir sus barreras comerciales, justo cuando la mayor economía del mundo, Estados Unidos, anuncia una serie de medidas proteccionistas.

En una ceremonia realizada en la capital chilena y encabezada por la saliente presidenta Michelle Bachelet, representantes de algunas de las economías de más rápido crecimiento de la zona sellaron el Acuerdo Global y Progresivo para la Asociación Transpacífico (CP TPP, por su sigla en inglés), uno de los principales en los últimos 20 años.

“Además de ser una fuerte señal en contra de las presiones proteccionistas, es en favor de un mundo abierto al comercio, sin sanciones unilaterales y sin la amenaza de guerras comerciales”, dijo a periodistas el canciller chileno, Heraldo Muñoz.

Muchos países han mostrado interés por sumarse al acuerdo una vez que entre en vigencia, afirmó.

El CP TPP, que incluye a Australia, Brunei, Canadá, Chile, Malasia, México, Japón, Nueva Zelanda, Perú, Singapur y Vietnam, establece mecanismos para eliminar aranceles sobre productos industriales y agrícolas en una zona con un intercambio comercial que supera los 3,84 billones de dólares, citó Reuters.

“Estamos orgullosos (…) de mostrar al mundo que el comercio progresivo es la forma de avanzar”, destacó por su parte el ministro de Comercio Exterior de Canadá, Francois-Phillippe Champagne.

El pacto, que no ahonda en temas controvertidos como propiedad intelectual, reafirma los principales ejes acordados hace un año por el bloque, aunque con ajustes luego de que Estados Unidos se retiró de las negociaciones con la llegada de Trump a la Casa Blanca.