Los que ganan y pierden con un dólar barato

195

Una recuperación de los precios del petróleo y un debilitamiento frente al grueso de las divisas mundiales, en particular el euro, ha jalonado la caída del dólar, que cerró por debajo de los 2.800 pesos por primera vez este año. La Tasa Representativa del Mercado (TRM) alcanzó los 2.816 pesos, la más baja desde enero.

La cotización de la moneda estadounidense, que incluso tocó los 3.100 pesos el año pasado, es una señal de alerta para los exportadores colombianos, pues si se mantiene un retroceso en la tasa de cambio, obtendrían menos pesos por sus ventas.

“Es indudable que la volatilidad afecta más a los exportadores, pero todo depende de cuanto dure esa tendencia que responde a lo que ocurre en la economía internacional. Nuestra recomendación es recurrir a coberturas cambiarias para tratar de estabilizar la cotización”, resaltó el presidente de la Asociación Nacional de Comercio Exterior (Analdex), Javier Díaz Molina.

La pérdida de competitividad de los productos locales sería una de las implicaciones de la caída de la divisa, comentó en su cuenta de Twitter el presidente de la Asociación Nacional de Empresarios de Colombia (Andi), Bruce Mac Master, quien además mencionó que el “Gobierno niega la posibilidad de implementar un CERT —Certificado de Reembolso Tributario, un instrumento para estimular las exportaciones— como el que tienen otros países directos competidores”.

Indicó el analista de Valora Analitik, Camilo Silva, que riesgos geopolíticos, como una guerra comercial entre Estados Unidos y China, presionarían los niveles actuales: “El solo hecho de que el barril se mantenga rondando los 65 dólares y 70 dólares en promedio durante el primer trimestre mejora sustancialmente el promedio frente a igual periodo del año pasado y alivia las finanzas de países exportadores de crudo”.

Ese debilitamiento del dólar fortalecería las ventas externas de Estados Unidos, incluso el secretario del Tesoro de ese país dijo en una ocasión “nos gusta un dólar débil”.

Por su parte, el presidente de Fenalco, gremio de los comerciantes, Guillermo Botero Nieto, afirmó que “la caída es importante, pero hay que esperar los niveles de recuperación hoy”. También atribuye ese desempeño al fortalecimiento del barril de petróleo.

Al tiempo, un fortalecimiento del peso colombiano es favorable para quienes tienen deudas en dólares y quienes planean salir del país, pues se abaratan los tiquetes y paquetes de turismo.

“Podemos decir que en lo corrido de este año, tenemos una reducción pequeña del 2 % de la TRM, que básicamente la atribuimos a una fluctuación que hemos tenido en los últimos años en el mercado. Es un impacto bajo, pero que como gremio nos sirve, porque los colombianos podemos salir más al exterior”, comentó la presidente de la Asociación Colombiana de Agencias de Viajes y Turismo (Anato), Paula Cortés Calle.

Añadió que los extranjeros llegan al país indistintamente de un dólar caro o barato, como ha observado en recientes estadísticas. Espera una movilización de pasajeros superior al 3 % en la temporada de Semana Santa; el año pasado fue cercana a los 2,5 millones de viajeros y estima un incremento del 20 % de los visitantes extranjeros.

A parte de los destinos de sol y playa, los religiosos, como el Santuario Las Lajas, en Nariño, y Buga, en Valle del Cauca, han venido creciendo en visitantes.

Botero manifestó que una menor actividad económica por Semana Santa estaría asimismo detrás del retroceso de la tasa de cambio, por tanto, habría que esperar que finalice marzo para ver su evolución.

Por último, dijo el presidente de la Asociación del Sector Automotriz y sus Partes (Asopartes), Tulio Zuloaga Revollo, que cada vez que cae el dólar, “mucha de la mercancía entró con un dólar más alto, entonces hay una especie de pérdida para los importadores, que termina perjudicando al consumidor final, porque al vender su mercancía sube el precio para recuperarla”.

Añadió, que el gremio está a la espera de los resultados de las elecciones presidenciales: “Confiamos que en el segundo semestre va a ser de recuperación, no solo frente a primer semestre sino frente a igual periodo del año anterior”.

Las ventas de Asopartes estuvieron en 2017 cercanas a los 3.800 millones de dólares, por debajo de los 4.100 millones de dólares de años precedentes. Este año, esperan un resultado similar al del año pasado, “dependiendo de lo que resulte en las elecciones”.