Avianca busca un alivio de US$2.000 millones

104
Avianca

Con el fin de mitigar el impacto de su endeudamiento en dólares en sus resultados financieros futuros, Avianca Holdings negocia el aplazamiento de órdenes de compra de aviones a mediano plazo, buscando un alivio en sus cuentas, que se comenzará a ver desde el 2018.

La semana pasada, en la conferencia con inversionistas tras la presentación de resultados del primer trimestre, las directivas de la empresa, en cabeza del presidente Ejecutivo, Hernán Rincón, señalaron que una de las necesidades futuras es bajar el gasto de capital en aviones, por lo que es necesario revisar las órdenes firmadas hace cinco y seis años, en función de las condiciones actuales.

Según publicó El Tiempo, este proceso se está realizando solamente con la francesa Airbus, para aplazar el número de aviones que se había previsto recibir entre el 2020 y el 2022.

De acuerdo con la compañía, el beneficio representará una reducción cercana a los 2.000 millones de dólares en su endeudamiento, para contribuir a un mejor flujo de caja y a bajar el nivel de exposición derivado del pago de intereses y del diferencial cambiario.

Esto porque mientras la utilidad de la operación fue de 75,7 millones de dólares en el primer trimestre, dichos rubros ‘drenaron’ el resultado, al restarle 71 millones de dólares, lo que llevó, entre otras, a que las ganancias bajaran un 83 por ciento anual.

Según el balance del primer trimestre, los saldos pendientes de deuda a largo plazo de Avianca Holdings sumaron 2.467,6 millones de dólares con diferentes entidades financieras para apalancar la adquisición de aeronaves, cifra que tuvo un aumento del 8 por ciento frente a diciembre del 2017.

El vicepresidente Financiero de Avianca Holdings, Roberto Held, indicó que la decisión incrementará la liquidez de la compañía, al reducirse los compromisos previos a estas entregas, hecho que comenzará a reflejarse desde el 2018.

El Tiempo indagó con Held si se trataba de una cancelación definitiva de las órdenes o de un aplazamiento, a lo cual el directivo respondió que se trata de “una reacomodación de aviones entre el año 2020 y 2022”.

El replanteamiento afectará la edad de la flota solo a partir del 2020, ya que la incorporación de nuevas aeronaves para el 2018 y el 2019 se mantiene, y para este año son 10 las previstas, de las cuales hay 5 Airbus A320 NEO, uno de los cuales será para Colombia y cuatro más para Centroamérica.