SuperFinanciera prevé mejor indicador de calidad de cartera bancaria este año

226

Para 2018, la Superintendencia Financiera de Colombia espera que la cartera bruta de las empresas refuerce su reactivación y se consolide la dinamización de la actividad, particularmente el comercial.

También prevé que la cartera vencida de hogares y empresas siga corrigiendo la tendencia al deterioro que tuvo en 2017.

Así lo indicó la directora de investigación y desarrollo de la Superintendencia, Juliana Lagos, durante la XIII Feria de Servicios Empresariales de Anif, en Medellín.

Como resultado de lo anterior, “la dinamización de la cartera bruta y de la vencida se traducirían en mejoras del indicador de calidad”, precisó Lagos.

Mencionó además que el choque en el ingreso disponible —los precios del petróleo, mayor inflación y el incremento de las tasas de intervención— junto a la pérdida de los agentes (consumidores y hogares) da un incremento del riesgo de crédito, tanto de los hogares como de las empresas.

Así tras el desplome de los precios internacionales del petróleo en 2014, se vieron deterioradas las actividades conexas.

En los hogares también hubo crecimiento en las pendientes de cartera vencida.

Mencionó que la cartera comercial, que es la que más pesa en el sistema y que está jalonando el dato hacia valores bajos, ya está llegando a niveles de crecimientos igual a cero o positivos.

Por otro lado, informó que el 98 % de los deudores de la cartera comercial es pyme y concentra el 32 % del saldo de la modalidad. Este segmento ha mostrado un mayor deterioro en su calidad frente a la gran empresa.

“La afectación por la desaceleración de la actividad económica desde 2014 ha sido generalizada en los deudores comerciales”, comentó la funcionaria.

Sin embargo, las empresas cuentan con una elevada sensibilidad al ciclo consistente con la debilidad de la demanda.

El mayor deterioro de la cartera pyme relativo al de la gran empresa coincide con su alta exposición a sectores que dependen del comportamiento de la demanda interna.

“A diferencia de la gran empresa, la mayor exposición de las pymes se encuentra en el comercio, tanto en el saldo como en el número de deudores”, señaló Lagos.

Los créditos al sector comercio en el segmento pyme representan el 7,1 % del portafolio comercial.

Alimentos, ferretería y vehículos concentran el 41 % de la financiación al sector.

Cada vez son más las pymes que tienen tanto micro como créditos comerciales, dado que su puerta de entrada a la financiación formal ha sido el microcrédito.

Por último, indicó que los reportes negativos a las centrales de riesgo impiden el acceso al crédito, pero “no hay que esperar hasta llegar un punto de no retorno”.

 

 

Foto portada: López-Dóriga Digital