Banco Mundial espera menor crecimiento en Colombia; detalla riesgos

114

El Banco Mundial (BM) dio a conocer hoy sus previsiones económicas para el segundo semestre del año, en las que advierte una desaceleración del crecimiento global, al 3,1 % en 2018 y 3 % en 2019, ante los crecientes riesgos de tensiones financieras, la escalada del proteccionismo comercial y el aumento de los tipos de interés, según su informe semestral de perspectivas publicado este martes.

“El comercio global se ha suavizado, pero sigue siendo robusto, aunque con riesgos a la baja. La posibilidad de tensiones en el mercado financiero, la escalada de proteccionismo comercial y las reforzadas tensiones políticas continúan oscureciendo el panorama”, se apunta en el reporte.

El BM pronosticó que las economías avanzadas se expandirán un 2,2 % en 2018 y 2 % en 2019 (con EE. UU. registrando un 2,7 % y 2,5 % y la zona euro, un 2,1 % y 1,7 %), a medida que los bancos centrales eliminen gradualmente los estímulos monetarios.

Para el caso de Colombia, la entidad prevé un crecimiento de la economía de 2,7%, que es inferior al 2,9% proyectado en el informe fechado en enero pasado.

Para 2019 también redujo la proyección hasta 3,3% desde 3,4%, en tanto para 2020 la elevó de 3,4% a 3,6%.

Los riesgos

De acuerdo con el informe del organismo multilateral, los riesgos para las perspectivas de crecimiento regional continúan ser predominantemente a la baja, a través de canales nacionales.

Sin embargo, la posibilidad de efectos indirectos favorables como los Estados Unidos implementa el estímulo fiscal no se puede descartar.

Externamente, un endurecimiento brusco en las condiciones de financiación, como el sufrido por Argentina recientemente, podría establecer retroceder en los flujos de capital y el crecimiento en la región, dijo el reporte.

Este es un riesgo particular para los países con grandes déficits de cuenta corriente (por ejemplo, Argentina, Bolivia, Nicaragua, Panamá) o ajuste fiscal significativo necesidades (por ejemplo, Argentina, Brasil), y para aquellos donde la calidad crediticia se ha deteriorado.

“Un marcado endurecimiento del entorno de financiamiento externo o un ablandamiento de los precios mundiales de los productos básicos podría también contribuir a una desaceleración del crecimiento”, agregó el BM.

Los riesgos a la baja también provienen de los canales comerciales. Resultados adversos del TLCAN podrían frenar el crecimiento en México.

Acciones adicionales restrictivas del comercio por parte de China y los Estados Unidos podrían tener efectos negativos en la región a través del comercio, la confianza, financiera, y los canales del mercado de productos básicos, y puede alentar el apoyo de políticas para un mayor proteccionismo.

En el frente interno, dijo, un riesgo clave a la baja es una escalada de la incertidumbre política.

Además, en los últimos años también han demostrado la vulnerabilidad de la región a inundaciones, sequías, huracanes, terremotos e incendios forestales, que amenazan con volverse más comunes en el medio a largo plazo a medida que cambian las condiciones climáticas.

(Con información de Portafolio y Banco Mundial)