Los desafíos clave para los mercados emergentes, según Fitch

232

El ajuste monetario de Estados Unidos, las políticas monetarias globales divergentes y la volatilidad potencial del mercado siguen siendo desafíos clave para los mercados emergentes, frente al segundo semestre del año, afirmó Fitch Ratings.

La reciente presión sobre las monedas de mercados emergentes muestra que son menos tolerantes “a los errores de política e incoherencias, y las respuestas de los responsables de tomar decisiones políticas pueden tener implicaciones de crecimiento”.

Las reuniones de los bancos centrales la semana pasada resaltan la divergencia de la política monetaria.

La Fed afirmó su lenguaje sobre la normalización y está ajustando la política a través de ajustes en los balances y alzas en las tasas, mientras que el Banco Central Europeo (BCE) sigue siendo más acomodaticio.

Aunque el BCE disminuirá la flexibilización cuantitativa hasta finales de 2018, esto implica un inicio más lento de la normalización de la tasa de política.

“Ahora esperamos una en lugar de dos subidas de tasas por el BCE en 2019, mientras que nuestro pronóstico de cuatro aumentos de la Fed en 2018 y de tres el próximo año no cambia. El Banco de Japón afirmó su postura acomodaticia, con un tope a los rendimientos de los bonos a 10 años en torno a cero, en contraste con los enfoques graduales de la Fed y del BCE para retirar el estímulo, aunque en la práctica las compras del banco japonés se han desacelerado”. Indicó.

El compromiso previo del BCE de que las tasas de política monetaria no cambiarán “al menos hasta el verano del próximo año” parece diseñado para evitar una “rabieta decreciente” al estilo de 2013.

Pero el ritmo diferente de la normalización monetaria en los EE. UU. y en la zona del euro y la divergencia en el crecimiento subyacente y la dinámica de la inflación ejercen presión alcista sobre el dólar estadounidense. Junto con el aumento de los rendimientos de los bonos de EE. UU., esto está conduciendo a un endurecimiento de las condiciones financieras mundiales y está haciendo que los mercados de bonos y divisas y los flujos de capital sean más volátiles.

Las recientes presiones sobre las monedas emergentes probablemente reflejen una combinación de riesgos idiosincrásicos y el cambiante contexto de liquidez global.

Las vulnerabilidades de mercado emergente varían y sus calificaciones soberanas no se verán afectadas por un aumento en la tasa de fondos federales únicamente. Pero los efectos colaterales a medida que se redirigen los flujos internacionales de capital podrían presionar a los soberanos que dependen fuertemente de los flujos de deuda de la cartera para que financien déficits en cuenta corriente, aumenten el costo de refinanciamiento de la deuda externa o impulsen un ajuste monetario procíclico.

El análisis multisectorial de Fitch publicado en mayo destacó a Argentina (B/Estable), Turquía (BB +/Estable) y Ucrania (B-/Estable) como uno de los países más expuestos de los mercados emergentes.

Los tres tienen grandes necesidades de financiamiento externo, mientras que los bancos en Ucrania y Turquía tienen importantes préstamos en moneda extranjera.

Argentina y Turquía permanecen a la vanguardia de la venta masiva de FX, y en ambos casos, las respuestas destacan los desafíos de política y las concesiones que esto presenta.

El programa del Fondo Monetario Internacional (FMI) de Argentina mitiga los riesgos de financiamiento soberano, pero puede poner a prueba la capacidad del gobierno para acelerar la consolidación fiscal y mejorar la credibilidad de las políticas monetarias y cambiarias. Los probables impactos de la depreciación del peso y el ajuste monetario y fiscal han llevado a Fitch a recortar su pronóstico de crecimiento para 2018 a 1,3 % desde 2,6 %.

En Turquía, la tasa sube 500 puntos básicos desde fines de abril y una simplificación anunciada del marco de tasas de interés puede ayudar a reducir los riesgos inmediatos para la estabilidad macroeconómica y financiera.

Pero los mayores costos de financiamiento interno y externo y una moneda más débil afectarán el crecimiento, aunque esto se sentirá más agudamente en 2019 con la retirada del estímulo relacionado con las elecciones.

“Hemos reducido nuestra previsión de crecimiento para 2019 a 3,6 % desde 4,7 % en nuestra más reciente publicación de perspectivas”, mencionó.