Colombia, entre los menos vulnerables por dólar fuerte: Moody’s

128

El fortalecimiento del dólar estadounidense desde mediados de abril ha provocado una fuerte depreciación de la moneda y una disminución significativa de las reservas de divisas en varios mercados emergentes y fronterizos.

Lo anterior, a su vez, aumentando los riesgos crediticios para quienes tienen grandes necesidades de financiación externa, señaló un reporte de Moody’s Investors Service.

El informe analiza la exposición externa de 40 mercados soberanos emergentes y fronterizos con algunos de los niveles más altos de deuda externa, ya sea en términos de dólares estadounidenses o en relación con el tamaño de sus respectivas economías.

Algunos países, entre los más vulnerables a un dólar estadounidense más fuerte, son Argentina (B2 estable), Ghana (B3 estable), Mongolia (B3 estable), Pakistán (B3 negativo), Sri Lanka (B1 negativo), Turquía (Ba2 Revisión de rebaja) y Zambia (B3 estable).

Chile (Aa3 negativo), Colombia (Baa2 negativo), Indonesia (Baa2 estable) y Malasia (A3 estable) también están expuestos, pero los amortiguadores financieros e institucionales reducen la vulnerabilidad a corto plazo.

“Los países con grandes déficits de cuenta corriente, altos reembolsos de deuda externa y una importante deuda pública en moneda extranjera están más expuestos al impacto de un dólar estadounidense más fuerte”, dijo el director del grupo de riesgo soberano de Moody’s, Alastair Wilson.

Añadió que en la medida en que estas fluctuaciones cambiarias reflejen salidas de capital o flujos de entrada externos significativamente más bajos, tienen un crédito negativo para los soberanos con grandes necesidades de financiamiento externo.

Los mercados emergentes que han sido propensos a grandes sacudidas en las condiciones de financiamiento externo en el pasado son más propensos a experimentar grandes shocks ahora, a menos que los shocks pasados ​​hayan dado lugar a ajustes que reduzcan su dependencia del financiamiento externo.

En 2014, Hungría, Malasia, Mongolia y Rusia se encontraban entre los que experimentaron shocks particularmente grandes en sus condiciones de financiamiento externo. En el período transcurrido desde entonces, Angola (B3 estable), Kenya (B2 estable), Indonesia y Sri Lanka experimentaron choques negativos relativamente grandes. De estos, Kenia, Mongolia, Sri Lanka y Zambia siguen siendo muy vulnerables, lo que implica grandes obstáculos estructurales para reducir la dependencia del financiamiento externo.

Brasil (Ba2 estable), China (A1 estable), India (Baa2 estable), México (A3 estable) y Rusia (Ba1 positivo) se encuentran entre los menos vulnerables al ajuste de las condiciones de financiamiento externo debido a su baja dependencia de las entradas de capital externo.

En resumen, los choques sostenidos y severos a las condiciones de financiamiento externo pueden tener implicaciones crediticias, en particular cuando dan como resultado una mayor erosión significativa de los buffers financieros, aumentan los riesgos de liquidez y/o métricas fiscales en un camino más desfavorable de lo que Moody’s había esperado anteriormente.