El 11 de julio se demolerá el resto del puente Chirajara

105

La Concesionaria Vial de los Andes (Coviandes) determinó que lo que quedó del puente Chirajara, en la vía Bogotá-Villavicencio, será implosionado el próximo 11 de julio a las 2:00 de la tarde.

Este anuncio se da dos meses después de la primera fecha que se había estimado para la demolición total del puente.

Según la concesionaria, se tiene programada la implosión de la pila C del puente atirantado, teniendo en cuenta que velocidad del viento y el tráfico de vehículos que circula por la zona, que contecta a la capital del Meta con la capital de la República.

“Para ello se realizará el cierre total de vía una hora antes, a la 1:00 de la tarde, hasta una hora después de la actividad, es decir, a las 3:00 de la tarde”. Los cierres serán entre los peajes Naranjal y Pipiral que se encuentran en este tramo vial.

Además, Coviandes explica que habrá un operativo de seguridad, respondiendo al Plan de Contingencia que elaboró la concesión, “el cual contará con el apoyo de las autoridades y organismos de socorro de la región”.

Como sucedió con el edificio Bernavento en Medellín, la empresa Demoliciones Atila Implosión, contratada por Coviandes, será la encargada del proceso, en el que se emplearán explosivos controlados, lo que permite disminuir la sismicidad provocada por la caída de la estructura; el impacto de la caída, el ruido y la dispersión del material particulado, “lo que resultará en la mínima afectación al entorno, comunidades y usuarios de la vía Bogotá – Villavicencio”.

La concesionaria también explica que el proceso de demolición tardará, por lo menos, quince minutos iniciales de preparación, menos de un minuto para la implosión y entre cinco y siete minutos para que se disipe el polvo.

“Luego se verificará el estado de la estructura. Se usarán cerca de 200 kilos de explosivos, 3.000 metros de cordón detonante y cerca de 30 detonadores”, explica Coviandes, tras destacar que once expertos se encargarán de este proceso.

Tras la normalización de la situación, se dará inicio al tráfico de vehículos y al proceso de remoción recolección de escombros, “los cuales se harán cumpliendo las medidas ambientales y de seguridad que se tuvieron en cuenta también en la pila B”, concluye la concesionaria.

Aquí hay que recordar que la estructura se desplomó en enero de este año, causando la muerte de nueve trabajadores de la obra, que está a cargo del concesionario Coviandes, el cual es filial del grupo Aval y Corficolombiana de Luis Carlos Sarmiento.

La empresa, en ese momento y a través de un comunicado, dijo que la prioridad, “es la atención de la emergencia y el rescate de personas heridas en el hecho” y no dio detalles de las causas del siniestro.

La estructura, que tiene un costo de 3,1 billones de pesos, se estaba construyendo en el kilómetro 64 de la vía Bogotá-Villavicencio.

(Con información de El Colombiano)