Fitch confirma calificación ‘BB-‘ de Brasil, con perspectiva estable

129

Fitch Ratings confirmó la calificación de emisor en moneda extranjera (IDR) a largo plazo de Brasil en ‘BB-‘, con perspectiva estable.

“Las calificaciones de Brasil están limitadas por las debilidades estructurales en sus finanzas públicas y el alto endeudamiento del gobierno, débiles perspectivas de crecimiento, un ambiente político desafiante y asuntos relacionados con la corrupción que pesan sobre la formulación de políticas económicas efectivas y obstaculizan el progreso de las reformas”, explicó la calificadora.

Están respaldadas por la diversidad económica de Brasil y las instituciones civiles arraigadas, con un ingreso per cápita más alto que la mediana ‘BB’.

La capacidad del país para absorber shocks externos se basa en su tipo de cambio flexible, bajos desequilibrios externos, sólida posición de reservas internacionales, una sólida posición de acreedor externo soberano neto, profundos y desarrollados mercados de deuda pública nacional y una baja participación de la deuda en moneda extranjera en total deuda gubernamental.

Fitch indicó que Brasil está experimentando una leve recuperación económica, y se espera que la economía crezca un 1,5 % este año (por debajo de la mediana actual de ‘BB’ del 3,5 %).

La interrupción de la huelga de camioneros de mayo, las condiciones de financiamiento externo más estrictas y la política continua y la incertidumbre política relacionada con el ciclo electoral están limitando el rebote.

Además, espera que la demanda externa favorable y cierta moderación de las incertidumbres políticas y políticas deberían apuntalar una recuperación económica gradual entre 2019 y 2020, con un crecimiento promedio de alrededor de 2,5 %.

Los riesgos a la baja de las proyecciones de Fitch incluyen un empeoramiento adicional en las condiciones de financiamiento externo y/o un resultado electoral que es menos propicio para las reformas o conduce a un deterioro en el entorno general de la política.

Brasil celebrará elecciones presidenciales y legislativas en octubre

El entorno político sigue siendo un desafío en medio de una carrera electoral impredecible y fragmentada, señaló Fitch.

La carrera sigue abierta entre numerosos candidatos y no está claro cuáles de ellos avanzarán a una posible segunda vuelta a fines de octubre.

En opinión de la firma, existe incertidumbre sobre el ritmo, el alcance y la calidad de los ajustes de política después de las elecciones. Los principales candidatos presidenciales proponen variadas opciones para el ajuste de la política fiscal.

Otra incertidumbre se relaciona con la base del ganador en el Congreso, que será importante para garantizar una buena gobernabilidad y apoyar el progreso en las reformas importantes que se necesitarán para mejorar las perspectivas de las finanzas públicas y el crecimiento.

Los déficits fiscales de Brasil siguen siendo grandes y se espera que disminuyan solo gradualmente, aumentando su vulnerabilidad a los shocks. Una recuperación de los ingresos más alta de lo esperado está ayudando a los esfuerzos del gobierno para cumplir con su objetivo de déficit primario del sector público en 2018, a pesar de la no aprobación de varias medidas fiscales destinadas a respaldar el desempeño fiscal este año.

Sin embargo, Fitch pronostica que el déficit del gobierno general se mantendrá elevado en torno al 8 % del PIB en 2018, lo que es significativamente peor que la mediana actual de ‘BB’ del 3 % del PIB.

Se espera que la carga de la deuda del gobierno general alcance el 77,5 % del PIB en 2018 (mayor que la mediana actual del ‘BB’ del 49 %) y continuará aumentando durante 2019-2020 y más allá de los ajustes actuales de las políticas.

Los anticipos de préstamos del banco de desarrollo BNDES (Banco Nacional de Desenvolvimento Econômico e Social) a la tesorería del país, que ascienden a 130 mil millones de reales (alrededor del 2 % del PIB) este año reducirán el ritmo del aumento de la deuda este año.

“Si bien no se pueden descartar transacciones extraordinarias adicionales que faciliten el ritmo del aumento de la deuda durante el período de pronóstico, tales factores por sí solos no serán suficientes para mejorar las desafiantes perspectivas subyacentes para la trayectoria de la deuda”, comentó.

El camino de consolidación fiscal a mediano plazo de Brasil dependerá de qué tan exitoso será el próximo gobierno para enfrentar los desafíos fiscales, incluidos los crecientes déficits de la seguridad social, las rigideces del gasto elevado y la flexibilidad limitada para recortar el gasto discrecional.

 Una reforma de la seguridad social (que fue archivada por la administración de Temer a principios de año) junto con varias otras medidas de gasto serán importantes para hacer que el límite de gasto (una importante ancla fiscal) sea viable y creíble a mediano plazo.

De manera similar, sin ajustes fiscales y / o materialización de ingresos considerables no recurrentes, el gobierno probablemente enfrentará desafíos para cumplir con la ‘Regla de Oro’ actual (que limita el endeudamiento del gobierno para financiar el gasto de capital) en 2019 y más allá.

Finalmente, el entorno macroeconómico de Brasil está respaldado por una inflación moderada y déficits de cuenta corriente bajos.

Sin embargo, las expectativas de inflación para 2018-2019 permanecen bien ancladas en torno a los objetivos. Después de recortar las tasas de interés en un acumulado de 775 puntos base desde fines de 2016, el banco central detuvo su ciclo de flexibilización monetaria en mayo.

El déficit actual de Brasil se ha moderado significativamente desde el pico en 2014, alcanzando el 0,5 % del PIB en 2017.

Fitch pronostica que el déficit en cuenta corriente se mantendrá por debajo del 1 % del PIB en 2018 (menor que la mediana actual del 2,4 %) y probablemente sea financiado completamente por flujos de inversión extranjera directa.

Si bien la depreciación y volatilidad del real brasilero en los últimos meses debido al entorno externo cambiante y ciertos factores internos llevaron al banco central a intervenir en el mercado FX ofreciendo swaps de divisas, que actualmente superan los 65 mil millones de dólares, no ha realizado ventas de divisas en el mercado.

Supuestos clave

-Fitch supone que China (un importante socio comercial de Brasil) podrá gestionar una desaceleración gradual y se prevé que crecerá en un 6,6 % en 2018 y un 6,3 % en 2019. La economía argentina tendrá un bajo rendimiento en 2018-2019, con una previsión de crecimiento promediar 1,2 % durante este período.

Estima queBrasil mantendrá el acceso al mercado internacional y nacional, incluso si hay un retorno de una mayor volatilidad financiera internacional y mayores conmociones de confianza interna.

Fitch confirmó las calificaciones de Brasil de la siguiente manera:

– IDR en moneda extranjera a largo plazo en ‘BB-‘; perspectiva estable;

– IDR en moneda local a largo plazo en ‘BB-‘; perspectiva estable;

– IDR en moneda extranjera a corto plazo en ‘B’;

– IDR de corto plazo en moneda local en ‘B’;

-Techo plástico en ‘BB’;

– Valorar los bonos senior no garantizados en moneda extranjera a largo plazo en ‘BB-‘;

– Emitir calificaciones en bonos senior locales no garantizados a largo plazo en ‘BB-‘.