Argos hará piloto para capturar emisiones de CO2 con microalgas en planta de Cartagena

576

En la planta de Cementos Argos en Cartagena se montará el próximo mes un piloto de validación de un proyecto para capturar a partir de microalgas CO2 del proceso de producción del cemento portland —derivado de la descarbonatación de la caliza—, con el objetivo de tener la tecnología desarrollada a 2022.

Así mismo, la biomasa se transformará en biocrudo, un producto de valor que se introduciría a la economía de forma sostenible y cerrada; en cinco o 10 años se prevén soluciones comerciales a gran escala, mencionó el vicepresidente de Innovación de la cementera, Lucas Moreno.

“La meta es tener un sistema más grande con fotobioreactores en una planta, para llegar a cero emisiones netas”, indicó Gabriel Vargas, líder de Investigación y Desarrollo de la cementera.

Moreno añadió que otra línea en que está trabajando la filial de Grupo Argos es en cómo disminuir el contenido de caliza que entra en los materiales cementantes.

A cerca de 3.000 millones de pesos asciende la inversión de la investigación con microalgas que desarrolla Cementos Argos con universidades desde 2009, en el Centro Argos para la Innovación, en la Universidad Eafit, y que Valora Analitik recorrió.

En el piso sexto del edificio, fotobiorreactores contienen las microalgas que ya han sido sometidas a “condiciones de estrés” para generar compuestos de alto valor que permitan limpiar las emisiones para entregar al cliente final un producto con una huella de carbono reducida.

Además, el equipo trabaja en la transformación de biomasa para desarrollar fertilizantes y combustibles para las calderas y tiene el potencial de ser aplicado para purificar aguas residuales, estructurar filtros o sistemas de microalgas que se ubiquen sectores altamente contaminados de la ciudad.

“Vislumbramos el potencial de obtener una fracción de diésel renovable o green diésel, luego de refinar el biocrudo que se obtiene de la biomasa”, mencionó Vargas, al señalar una muestra de crudo en el laboratorio de biotecnología, quien añade que ya se solicitaron dos patentes de los resultados de la investigación.

También manifestó Moreno que el plan “es ambicioso”, pues también buscarían capturar las emisiones de la generación eléctrica y de otras industrias.

Por otro lado, la compañía ya está especificando y empezando a usar en proyectos de cuarta generación productos que salieron del centro de innovación.

Por ejemplo, el concreto de ultra alto desempeño está siendo especificado en diseños de puentes, de algunos elementos de los túneles —la primera aplicación en América Latina fue en el puente de la Universidad Eafit—, mientras que el microcemento se usa para la inyección en túneles y el sellamiento de las rocas y los concretos permeables para la filtración de aguas.

“Tenemos casos donde hemos reducido algunos costos del proceso en 20 % o 30 % y que al cliente final le reducen el costo en 15 %, como al usar un concreto avanzado, frente a uno convencional, en igualdad de condiciones y con los diseños adaptados para los mismos materiales. Además, los productos con componente de investigación reducen los tiempos de trabajo y al necesitar menos cantidad, hay más rendimiento para el cliente, así como menos reclamaciones posteriores, al tener una mayor calidad”, precisó.

El presupuesto para innovación (operación, viajes e inicio de experimentos) de Cementos Argos en Colombia es cercano a los 16 mil millones de pesos. El total sería aproximadamente de 20 mil millones de pesos.

El centro de innovación tiene tres grandes líneas: concreto, cemento y ambiental.

En resumen, “lo que queremos es cerrar el ciclo del CO2 en la industria del cemento y del concreto, que son intensivas en el uso de combustibles fósiles y adicionalmente tenemos unos planes de coprocesamiento de llantas y de desechos industriales para aportar a la correcta disposición de ellos”, finalizó Moreno.