Luis Carlos Samiento Gutiérrez aclaró afirmaciones que involucran a Grupo Aval con Odebrecht

392

En una entrevista extensa dada a la periodista de El Tiempo, María Isabel Rueda, el presidente del Grupo Aval, Luis Carlos Sarmiento Gutiérrez aclaró las afirmaciones que ha conocido de la opinión pública de una supuesta intervención y participación en los sobornos perpetrados por Odebrecht.

¿Por qué hasta ahora deciden hablar? ¿No creen que su silencio ha servido como gasolina para muchas especulaciones?

No hemos intervenido públicamente, hasta ahora, porque no es nuestro estilo ventilar las diferencias jurídicas o comerciales en la prensa ni tratar de ganar los procesos haciendo uso de ella. Preferimos las razones y los acuerdos y respetamos las instancias judiciales.

Pero como recientemente se ha desatado una campaña contra nosotros, principalmente en los medios, estructurada con base en falsedades, y como además hemos sido atacados dura e injusta y mendazmente por algunas personas muy conocidas de la opinión pública, nos vemos obligados a responder, para refutar las injustificadas afirmaciones y para dar información correcta a la opinión pública.

 

¿Ustedes tuvieron conocimiento, temprano o tarde, de los sobornos de Odebrecht?

Hemos sostenido y repetido que no tuvimos ninguna intervención ni participación en los sobornos perpetrados por Odebrecht, ni conocimiento alguno de esos sobornos anterior a la publicación universal de la confesión de Odebrecht por los delitos de soborno trasnacional ante el Gobierno de Estados Unidos. Debo añadir que no hay ninguna prueba creíble, ni la pudiese haber, que nos comprometa en semejante conducta.

Por todo lo anterior no hemos sentido que tengamos que responder por un delito que no cometimos y del cual se conocen con precisión sus inspiradores y ejecutores, gracias a sus propias confesiones. A pesar de todo eso, durante todo este tiempo hemos colaborado incansablemente en la investigación con todos los organismos que han participado en ella, como son la Procuraduría, la Contraloría, la Fiscalía, el Tribunal Administrativo de Cundinamarca, la Superintendencia de Industria y Comercio, la Superintendencia de Trasporte, el Ministerio de Transporte, la ANI y el tribunal de arbitramento.

Bueno, entonces comencemos a hablar en concreto. ¿Qué opinión tiene usted de su exfuncionario José Elías Melo, expresidente de Corficolombiana, socia de Odebrecht a través de su filial Episol, que renunció en abril del 2016 (¿o lo sacaron?)? El estuvo preso bajo la presunción de que conocía de los sobornos de Odebrecht para ganar la Ruta del Sol II, de lo cual algunos infieren que podría haber un compromiso de reembolsar la parte de Corficolombiana a lo largo del contrato. Él no está acusado de omisión de denuncia, sino de participar en reuniones donde se discutieron los sobornos…

Nosotros tenemos de Melo una buena idea, que surge del conocimiento que hemos tenido de él. Lo conocimos como un funcionario que desempeñaba racionalmente su labor. Quiero que quede claro que nada de eso, absolutamente nada de lo que se lo acusa, fue conocido por nosotros. Jamás, en ningún momento, él nos informó, o nos consultó nada que se pareciera a un soborno.

Después de un tiempo ya entendimos que sería bueno hacer un cambio en la Corporación Financiera Colombiana, no por ese negocio, sino en general por todos los negocios de la Corporación. Necesitábamos otro aire. Hablamos con él y nos pusimos de acuerdo, y él se retiró; él renunció.

 

Pero ¿ustedes descartan absolutamente que el señor Melo hubiera podido tener conocimiento de los sobornos?

No podemos descartar eso como teoría. Lo que negamos totalmente y con total certeza es que él nos hubiera comentado a nosotros alguna vez, o que contara con nuestra bendición, o que hubiéramos sido advertidos, o que nos lo insinuara de alguna manera. José Elías asistía desde luego a la junta de Corficolombiana porque era el presidente; y también asistía a la junta de Aval, de la holding. Nunca, ni allá, ni aquí, ni en ningún otro sitio nos mencionó ese tema. Hablábamos con él con mucha frecuencia y nunca jamás nos dijo nada de eso, ni cosa que se le pareciera.

Desde ese punto de vista, ¿no es exótico que Corficolombiana se haya presentado ante la Fiscalía como víctima de un delito que su representante habría conocido, si no patrocinado, cosa aún no demostrada?

Por el contrario, definitivamente Corficolombiana es una víctima. Nosotros, a través de Corficolombiana, somos los más perjudicados en todo este problema, porque si mira con cuidado quiénes cometieron el delito, la respuesta es: Odebrecht, de acuerdo a su propia confesión, y unos funcionarios del Gobierno colombiano, algunos confesos, otros no. Esas son las personas comprometidas.

 

Para leer la nota completa, visite el portal de El Tiempo aquí