JP Morgan predice que la próxima crisis financiera golpeará en 2020

405

¿Cuán mala será la próxima crisis? JP Morgan Chase & Co. tiene una idea. Una década después del colapso de Lehman Brothers, que provocó una caída en los mercados y una serie de medidas de emergencia, los estrategas del banco han creado un modelo destinado a medir el momento y la gravedad de la próxima crisis financiera. Y creen que sería en 2020.

La buena noticia es que la próxima crisis generará un golpe algo menos doloroso que los episodios pasados, de acuerdo con su análisis. ¿Las malas noticias? Una disminución de la liquidez del mercado financiero desde el colapso de 2008 es un “comodín” que es difícil de jugar.

El modelo de JP Morgan calcula los resultados en función de la duración de la expansión económica, la duración potencial de la próxima recesión, el grado de apalancamiento, las valoraciones de los precios de los activos y el nivel de desregulación e innovación financiera antes de la crisis. Asumiendo una recesión de longitud promedio, el modelo arrojó las siguientes estimaciones de rendimiento pico a canal para diferentes clases de activos en la próxima crisis, según la nota.

“En todos los activos, estas proyecciones parecen moderadas”, escribieron los estrategas de JP Morgan, John Normand y Federico Manicardi, señalando que, durante la recesión y la crisis financiera mundial posterior, el S&P 500 cayeron un 54 % desde su pico.

Marko Kolanovic, de JP Morgan, concluyó que el gran cambio desde la inversión gestionada de forma activa, a través del aumento de los fondos indexados, los fondos negociados en bolsa y las estrategias de negociación basadas en criterios cuantitativos, ha aumentado el peligro de interrupciones del mercado. Él y sus colegas escribieron en una nota separada el lunes sobre el potencial para una futura “gran crisis de liquidez”.

“El cambio de la gestión de activos a pasivos, y específicamente el declive de los inversores de valor activo, reduce la capacidad del mercado para prevenir y recuperarse de grandes detracciones”, escribieron Joyce Chang y Jan Loeys en la nota del lunes.

Las cuentas administradas de forma activa solo representan aproximadamente un tercio de los activos de capital bajo administración, y las operaciones activas de un solo nombre son responsables de solo 10 % del volumen de negociación, según estimaciones de JP Morgan.

Preocupaciones de liquidez

Este cambio “eliminó un gran conjunto de activos que estarían listos para comprar valores públicos baratos y respaldar una interrupción del mercado”, advirtieron Chang y Loeys.

Un rayo de esperanza está en la reciente derrota en los mercados emergentes: significa que los activos en los países en desarrollo se han abaratado este año, ayudando a limitar los descensos máximos a mínimos durante la próxima crisis y compensando una acumulación de apalancamiento, escribieron Normand y Manicardi.

Además de la cuestión de la liquidez, Normand y Manicardi destacaron la duración de la próxima desaceleración como una incógnita crítica para medir cuán malas serán las cosas. Cuanto más dure una recesión, generalmente, mayor será el impacto en los mercados.

“La duración de la recesión es un fuerte lastre para los retornos, lo que debería encajar con las preocupaciones de algunos lectores de que los responsables políticos carezcan del espacio monetario y fiscal necesario para extraer economías de la próxima recesión”, escribieron.

(Tomado de Bloomberg).