El plan para rescatar a Venezuela

212

Desde hace varios meses el Gobierno de Colombia ha venido hablando de iniciar un plan para rescatar a Venezuela ante lo que ha considerado la “inminente caída” del régimen del presidente Nicolás Maduro.

Se había hablado de la exploración de posibilidades de financiar esos recursos -estimados en alrededor de US$60 mil millones- a través de la banca multilateral.

Aunque esa idea estaba planteada en varios encuentros de ministros de la región, ayer en Argentina se dio una reunión de alto nivel que tuvo la presente hasta del secretario de Tesoro de EEUU, Steven Mnuchin, así como los ministros de Hacienda de Colombia, Canadá, Perú, Chile, México, Paraguay.

Es decir, la decisión de preparar un rescate económico tomó fuerza entre los gobiernos de la región que están viendo cómo la problemática económica y humanitaria se está desplazando a sus territorios y generando demandas sociales y fiscales.

Varios de esos gobiernos han manifestado en el pasado reciente sus reservas frente al manejo económico y político del Gobierno y, ahora, se están poniendo de acuerdo para actuar.

Sin embargo, nadie ha dejado claro de dónde proviene la señal que va a detonar la “inminente caída” del actual Gobierno de Maduro, nadie envía la señal clara de cómo o cuándo se va a producir ese suceso y cómo se va a ejecutar el anunciado plan de rescate.

PRODUCCIÓN DE PETRÓLEO
Lo cierto es que Venezuela ha visto caer su economía fuertemente en los últimos años, mientras que su inflación alcanza cifras de 100% por mes y la producción de petróleo (su principal fuente de ingresos) ha caído 40% desde 2005, en comparación con una disparada de 90% en la producción de EEUU en ese mismo periodo.

La vida de las reservas petroleras de Venezuela se calcula en más de 100 años, pero contrario a lo esperado, la producción viene cayendo al tiempo que las exportaciones a destinos como EEUU, Europa e India vienen a la baja.

Otro dato muy relevante es que el país que más está sobrecumpliendo los recortes de producción acordados por la Organización de Países Exportadores (Opep) ha sido precisamente Venezuela. Pero no lo ha hecho porque esté cumpliendo el acuerdo para lograr la estabilización de los precios, sino porque su capacidad se ve afectada por la baja productividad laboral, recortes de energía.

Para completar el cuadro de la situación venezolana, el presidente Maduro lanzó hace apenas unas semanas la criptomoneda denominada “Petro” con la que dijo haber recaudado cerca de US$800 millones. Pues ayer el Departamento del Tesoro de EEUU decidió prohibir las negociaciones con criptomonedas emitidas por o para ese Gobierno. Así, se le cierra otra fuente de financiación, tomando como referencia que también está vetada la negociación de bonos de deuda pública emitidos por ese país.

Lea también: Prohíben a Venezuela negociar criptomonedas