Escándalo de Cambrigde Analytica llega a Colombia

186

Desde hace algunos días, diferentes agencias de protección de datos personales de otros países y varios medios de comunicación nacionales y extranjeros han informado acerca de la existencia de actuaciones investigativas y hechos que involucrarían a la empresa británica Cambridge Analytica con la manipulación o uso ilegal de datos personales de usuarios de Facebook para influenciar la campaña electoral presidencial de 2016 en Estados Unidos, así como los resultados del Brexit en el Reino Unido.

Las indagaciones adelantadas por autoridades de protección de datos de algunos países y la información transmitida por varios medios de comunicación nacionales e internacionales, darían cuenta de que a través de la aplicación “This Is Your Digital Life” (“Esta es tu vida digital”) creada por el profesor de la Universidad de Cambridge Aleksandr Kogan y descargada por más de 270 mil usuarios de Facebook, la empresa Cambridge Analytica habría tenido ilegal acceso a los datos personales de más de 50 millones de usuarios de Facebook (entre usuarios y sus amigos) todo sin autorización y/o con fines distintos a los autorizados por sus titulares.

Dichos datos habrían sido utilizados para perfilar a los usuarios y amigos, conocer el lugar donde vivían, fecha de cumpleaños, religión, gustos, temores, tendencias ideológicas y hábitos de consumo, entre otras.

La información recaudada, hasta ahora, por la Superintendencia de Industria y Comercio de Colombia, daría cuenta de posibles vínculos entre Cambridge Analytica, la sociedad Farrow Colombia S.A.S. y Farrow México, empresa administradora de la aplicación Pig.gi., que está disponible para ser descargada en México y Colombia a través de la tienda Google Play y autenticada directamente a través del usuario de Facebook con más de un millón de descargas en ambos países.

La Superintendencia, como medida cautelar preventiva y teniendo en cuenta el potencial riesgo frente a un indebido y masivo tratamiento ilegal de los datos personales de miles de colombianos recogidos mediante la descarga de la aplicación Pig.gi, ordenó el bloqueo temporal de la aplicación Pig.gi, mientras se adelanta la investigación correspondiente y se adoptan decisiones definitivas.

Según se conoce, esa aplicación promete recargas gratuitas de saldo a cambio de que el usuario consienta el despliegue de publicidad en su celular. Este concepto de mercadotecnia ha funcionado en la radio y la televisión en donde la audiencia acepta recibir gratuitamente los contenidos gracias a los anunciantes. La app llamada Pig.gi desarrollada una actividad similar en Internet.

La aplicación, descargable desde la tienda de Android, cuenta a la fecha con 50.000 usuarios activos por mes en México y 150.000 han descargado y utilizado su tecnología en algún momento. El 80% del crecimiento de Pig.gi ha sido orgánico, un dato positivo para su aceptación.

La orden de bloqueo temporal impartida por la Superintendencia de Industria y Comercio comprende:

  • La restricción de acceso vía web de todas las URLs y direcciones IPs (direcciones web) y/o portales de descarga que permitan el acceso a la aplicación Pig.gi.
  • La restricción de la descarga de la aplicación Pig.gi mediante Google Play.
  • La restricción del acceso al aplicativo Pig.gi mediante perfiles creados en redes sociales como Facebook, Twitter e Instagram o los perfiles que se creen.

Para el cumplimiento de la orden impartida por la Superintendencia se han impartido las instrucciones respectivas al Ministerio de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones, a los diferentes operadores de telefonía móvil habilitados en Colombia, a Google, Facebook, Instagram, Twitter y a Farrow como administradora de la aplicación PIg.gi

La Superintendencia de Industria y Comercio dijo que está adelantando la investigación con la colaboración y asesoría de otras entidades o dependencias estales como el MinTic, la Dirección de Investigación Criminal e Interpol (Dijín) y el Grupo de Respuesta a Emergencias Cibernéticas de Colombia (Colcer) del Ministerio de Defensa Nacional, entre otras.

Además, requirió cooperación e información a sus homólogas, concretamente a la Federal Trade Commission (FTC) de Estados Unidos; a la Information Commissioner´S Office (ICO) del Reino Unido; al Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales (INAI) de México y a la Comisión Europea.