Frontera reorganizó sus operaciones y mejoró flujo de efectivo

324

Las ventas totales de la petrolera canadiense Frontera Energy en sus operaciones en Colombia y Perú fueron de US$1.300 millones durante 2017, siendo 11% más bajas en comparación con las ventas totales de US$1.400 millones en 2016 como resultado de menores volúmenes de ventas y menores ganancias realizadas por las actividades de gestión del riesgo del precio del petróleo.

Durante el cuarto trimestre de 2017, sus ventas totales fueron de US$335 millones, es decir, un 24% más altas año tras año y un 9% mayores secuencialmente, como resultado de los mayores precios realizados del petróleo y el gas natural.

En 2017, la compañía petrolera registró una pérdida neta de US$217 millones (ingresos netos de US$2.400 millones en 2016) como resultado de cargos por desvalorización en el monto total de US$123 millones y pérdida de valor en mercado en actividades de administración de riesgo de US$72 millones.

Explicó que “el ingreso neto no es comparable año tras año dado que la compañía reconoció una ganancia única de US$3,.00 millones en 2016 como resultado de la transacción de reestructuración implementada el 2 de noviembre de 2016”.

De su parte, el efectivo neto provisto por actividades operativas de US$356 millones en 2017 fue 397% mayor a los US$120 millones en flujo de caja neto utilizado en actividades operativas durante 2016.

Además, generó efectivo neto provisto por actividades operativas de US$167 millones en el cuarto trimestre de 2017 en comparación con el neto efectivo utilizado en actividades operativas de US$63 millones en el cuarto trimestre de 2016.

El Ebitda operativo fue de US$390 millones en 2017, 12% menos que en 2016 como resultado de una menor producción, pero 11% más alto que el extremo superior de la meta revisada al alza de US$300 millones a US$350 millones en 2017.

El flujo de fondos ajustado de las operaciones de US$267 millones en 2017 fue 4% mayor que los US$257 millones reportados en 2016, mientras que el netback operativo aumentó a US$22.07/boe en 2017, un 23% más que US$17.89/boe en 2016.

Los costos generales y administrativos fueron de US$105 millones en 2017, un 27% más bajos año con año, y en el cuarto trimestre de 2017 llegaron a US$24 millones, siendo 8% más bajos trimestre con trimestre.

Frontera reportó al mercado que el saldo de efectivo y equivalentes de efectivo de US$644 millones a fines de 2017 representó un aumento de 28% año tras año y un aumento de 7% trimestre con trimestre.

De su parte, los gastos de capital de US$236 millones el año pasado fueron 40% más altos que en 2016 como resultado del enfoque en gastar capital suficiente para mantener la producción estable y las reservas.

El capital de trabajo neto durante 2017 fue de US$310 millones a fines de 2017 es un 51% más alto año con año y un 1% menor trimestre con trimestre.

Como se sabe, el 13 de octubre de 2017 la compañía suscribió un acuerdo de venta de acciones con la Corporación Financiera Internacional y fondos relacionados conforme al cual Frontera acordó adquirir el 36,36% de las acciones ordinarias en circulación de Pacific Midstream Limited (PML) por el precio total de compra de US$225 millones, que se pagará en cuotas durante un período de 36 meses, incluidos los intereses devengados por montos impagos.

La finalización de la transacción está sujeta a la obtención de modificaciones a ciertos contratos de envío o pago que la compañía tiene en vigencia relacionados con el oleoducto Bicentenario, entre otras condiciones habituales antes del cierre.

La obtención de tales modificaciones mejorará el flujo de efectivo generado por la petrolera. Luego del cierre de esta transacción, PML será una entidad 100% consolidada de la compañía.

Así mismo, el 25 de octubre de 2017, PML celebró un acuerdo para vender Petroeléctrica de los Llanos a una filial de Eléctricas de Medellín-Ingeniería y Servicios S.A.S.

La contraprestación por la venta será de US$56 millones en efectivo, de los cuales US$50 millones se utilizarán como primer pago a las Partes de la CFI de conformidad con el Acuerdo de Adquisición Midstream de Pacific. El 9 de febrero de 2018, la empresa recibió US$20 millones como anticipo sobre el precio de compra, que actualmente se mantienen en custodia.

Finalmente, el 5 de diciembre de 2017, Frontera recibió la aprobación regulatoria de su retiro y transferencia de su interés en la licencia prospectiva petrolera PPL 475 y la licencia de retención de petróleo PRL 39 en Papua Nueva Guinea a InterOil Corporation (ahora ExxonMobil Canada Holdings ULC).

La transacción posteriormente se cerró el 20 de febrero de 2018, cuando la canadiense recibió el precio de compra agregado de US$57 millones.

En diciembre de 2017, la compañía petrolera completó una reorganización corporativa de sus unidades comerciales colombianas en un esfuerzo por racionalizar sus operaciones y eliminar redundancias de entidades legales.

La mayoría de los activos operacionales colombianos ahora están en manos de una entidad: la sucursal colombiana de Frontera Energy Colombia AG (anteriormente Meta Petroleum AG), una subsidiaria de su propiedad absoluta.

Ayer, la Junta Directiva de Frontera aprobó una resolución para presentar una propuesta a los accionistas para subdividir las acciones ordinarias de la en una base de dos por uno. La propuesta será sometida a votación en la Reunión Anual y Extraordinaria de Accionistas que se realizará el 31 de mayo de 2018.