Fitch ratifica AAA para calificación de EEUU con outlook estable

147

 

La agencia Fitch Ratings confirmó hoy la calificación de incumplimiento de emisor en largo plazo (IDR) en moneda extranjera de los Estados Unidos en ‘AAA’ con perspectiva estable.

Dijo que la calificación está respaldada por fortalezas estructurales que incluyen el tamaño de la economía, el alto ingreso per cápita y un entorno empresarial dinámico. Los EE.UU. se benefician al emitir el dólar, la moneda de reserva más importante del mundo y una flexibilidad financiera extraordinaria, dado que el mercado de bonos de los EE.UU. es el mercado de activos más profundo y líquido del mundo.

“Si bien ha habido un relajamiento reciente en la política fiscal, Fitch considera que la tolerancia a la deuda es más alta que la de otros soberanos. Sin embargo, el aumento de los déficits y la deuda podría finalmente poner a prueba estas fortalezas crediticias, en ausencia de una reforma”, cita el reporte de hoy.

Las perspectivas de las finanzas públicas se han deteriorado desde la última revisión, dijo la firma.

“La ley de reducción de impuestos y empleos aprobada en diciembre de 2017 generará mayores déficits y deuda a pesar del impacto positivo en el crecimiento a corto plazo”, advirtió el reporte de la agencia.

Agregó que, si bien algunas disposiciones fiscales en el proyecto de ley están destinadas a expirar, podrían extenderse, empeorando la perspectiva a mediano plazo. Del lado del gasto, la reciente Ley de Presupuesto Bipartidista (2018) eliminó los topes de gastos de defensa y no defensa para el año fiscal 2018 y 19, restableciendo los niveles de gastos discrecionales más cerca de su promedio a largo plazo.

Fitch espera que el déficit del gobierno general (cuyo déficit del gobierno federal es la mayor parte) alcance el 5% del PIB en el año fiscal 18 y el 6% del PIB en 2019.

La carga de la deuda estadounidense es una debilidad crediticia relativa en comparación con otros soberanos ‘AAA’. De alrededor del 100% del PIB en 2017, el análisis de sostenibilidad de Fitch de la deuda a más largo plazo sugiere que la deuda del gobierno general podría llegar al 129% del PIB en 2027, más que en su última revisión (cuando Fitch esperaba un aumento de 13pp en un horizonte de 10 años).

Esta proyección supone que un aumento gradual en los costos de endeudamiento aumenta la factura de intereses, mientras que el déficit primario se amplía en 2pp de PIB en 10 años, y las tendencias de crecimiento bajan a su tasa potencial justo por debajo del 2%.

Tener un gran déficit en este punto del ciclo económico coloca a las finanzas públicas en una posición más débil para enfrentar cualquier recesión económica futura, consideró Fitch.

Al igual que otros países desarrollados, los EE.UU. enfrentan una presión a largo plazo sobre el gasto público impulsada principalmente por el aumento del gasto obligatorio no financiado en pensiones y atención médica a medida que la población envejece.

Los activos en el fondo fiduciario principal de la seguridad social comenzarán a agotarse en 2020 a medida que los gastos excedan los ingresos.

Fitch esperaría una combinación de impuestos más altos y una reforma de los derechos eventualmente para desactivar el problema, aunque esto no está en la agenda política. El informe financiero anual del Tesoro señaló que un ajuste del 3% del PIB sería suficiente para estabilizar la carga de la deuda federal: la cifra ha aumentado desde que se promulgó la ley tributaria.

La flexibilidad del financiamiento sigue siendo sólida, pero las necesidades de financiamiento fiscal crecerán sustancialmente en 2018 y más allá, y se espera que la emisión neta del Tesoro supere los US$1 billón en el año fiscal 2018.

El vencimiento promedio ponderado de la deuda pública, que ha subido a un máximo de 5,75 años (70 meses), se mantendrá estable a medida que el Tesoro intensifique la emisión de bonos del Tesoro y bonos de duración más corta. Los índices de cobertura de las ofertas siguen siendo amplios y, aunque las instituciones extranjeras y los bancos centrales han reducido sus compras, las instituciones nacionales los han incrementado. La emisión a corto plazo aumenta el riesgo de tasa de interés y los costos de endeudamiento aumentarán a medida que se apriete la política monetaria.

Las perspectivas económicas a corto plazo han mejorado, y Fitch pronostica un crecimiento que alcanzará el 2,7% en 2018 y el 2,5% en 2019, ayudado por el estímulo fiscal, el crecimiento de los salarios y una mayor inversión.

La tasa de ahorro de los hogares disminuyó en 1pp en 2017, lo que permite que el consumo crezca más rápido que el PIB general. Incluso si el crecimiento de la productividad aumenta, en vista del lento crecimiento de la fuerza de trabajo consideramos que una tasa de crecimiento sostenible a largo plazo está justo por debajo del 2%, aún más fuerte que la mayoría de las otras grandes economías desarrolladas. Las políticas comerciales o de inmigración más restrictivas pesarían sobre la tasa de crecimiento a largo plazo. Un mayor endeudamiento del gobierno tiene el potencial de elevar las tasas de interés y desplazar a la inversión privada.

“Se espera que la Reserva Federal continúe normalizando las tasas de política monetaria y alivie un estímulo extraordinario, reduciendo la reinversión de los reembolsos de los principales bonos del Tesoro. De acuerdo con su pronóstico en la última revisión, se espera que la Fed aumente su tasa de política en 75 puntos básicos en total en 2018, habiendo aumentado ya en marzo, y en un total de 75 puntos básicos en 2019. La inflación se está fortaleciendo y la fuerte creación de empleo ha redujo el desempleo al 4.1%”, concluye el reporte.