Crecimiento potencial de Colombia no superaría 3,5% hacia el 2030

295

“Los resultados son desalentadores”, dice Fedesarrollo al revelar hoy varios documentos en los que diagnostica cuáles deben ser los principales problemas económicos que deberán atender los candidatos que quieren llegar a la Presidencia de la República.

El centro de estudios económicos estima un crecimiento potencial cercano al 3.5% anual con tendencia decreciente hasta 3.0% hacia el año 2030.

Para ello en su informe se asume que la inversión se mantiene en los elevados niveles actuales, que el factor trabajo sigue disminuyendo con base en el crecimiento observado de la población y que la productividad tiene cero crecimiento en promedio (nivel que es incluso superior al desempeño negativo observado en el periodo de referencia).

Para introducir las posibles variaciones en los términos de intercambio, Fedesarrollo proyecta dos escenarios, uno con petróleo bajo, a US$30 dólares, y otro con un precio alto, de US$70 dólares en la referencia Brent.

“El resultado es que la evolución del crecimiento potencial del PIB se afectaría en más o menos 0.5%. Esto es, que para el 2030 el peor escenario de crecimiento potencial con términos de intercambio adversos seria de 2.5% anual y con términos de intercambio favorables sería de 3.5% anual”, explica el documento que se puede consultar aquí.

Las cifras son “muy decepcionantes” para la entidad liderada por Leonardo Villar, pues se trata de crecimientos inferiores al promedio de las economías emergentes y que harían inviable la meta de convertir a Colombia en un país de ingreso medio alto para el año 2032, objetivo trazado por el Sistema Nacional de Competitividad.

Entre las propuestas lanzadas para mejorar el crecimiento se indica que debería promoverse una disminución de los costos laborales no salariales que son muy superiores a los de países como Chile o México; eliminar incentivos a mantenerse en la informalidad reformando el régimen subsidiado de salud y realizando intervenciones por sectores que permitan aumentar su productividad y compensar los costos adicionales que inicialmente implica la formalización.

Así mismo, se propone reducir el costo del uso de capital para las empresas. “Una medida ya aprobada en la última reforma tributaria es la eliminación del impuesto llamado CREE, que complementado con la eliminación total de aranceles de los bienes de capital y una reducción de tasas de interés DTF hasta 5% del PIB debería elevar la tasa de inversión hasta un 29%”, se destacó.

En cuanto al mercado laboral, la entidad advierte que este también presenta inflexibilidades por una excesiva regulación del mismo. Por tal motivo, dijo que es clave facilitar la movilidad laboral y las decisiones empresariales sobre el tamaño de la nómina.

Por otra parte, señaló que algo que está muy ligado al uso eficiente de factores productivos es la necesidad de generar un mercado de tierras dinámico en el país que facilite el desarrollo agrícola y agroindustrial de exportación.

Para ello, propone, la constitución y actualización del catastro en todo el país y el cobro de impuestos prediales adecuados son herramientas fundamentales para controlar la especulación con la tierra y que esta sea vista como un elemento de generación de valor, en oposición a la situación actual, donde se considera un mecanismo de acumulación de valor.