Se prevén tres o cuatro alzas adicionales en tasas de EE. UU.

83

Ahora que la economía de Estados Unidos goza de pleno empleo y la inflación está en el objetivo del 2 por ciento de la Reserva Federal, la institución debería continuar con su plan de alzas graduales de tasas de interés al menos durante los próximos nueve o 12 meses, dijo una autoridad monetaria el martes según un reporte de Reuters.

Solo cuando las tasas a corto plazo lleguen a un nivel “neutral”, donde ni estimulen ni frenen la economía, el banco central debería dejar de subirlas potencialmente y pensar en qué hacer a continuación, indicó en un ensayo el presidente de la Fed en Dallas, Robert Kaplan. Según precisó, “neutral” es un punto entre el 2,5 y el 2,75 por ciento.

“Se necesitarían aproximadamente tres o cuatro subidas más de un cuarto de punto de las tasas de los fondos federales para llegar al rango de este nivel neutral estimado”, escribió Kaplan en el ensayo, que fue publicado por la Fed de Dallas.

“En ese momento, yo me inclinaría por dar un paso atrás y evaluar el panorama de la economía y ver un rango de otros factores -incluidos los niveles y el perfil de la curva de rendimiento de los bonos del Tesoro- antes de decidir qué otras acciones podrían ser necesarias”, agregó.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, dijo el lunes en una entrevista con Reuters que no está “entusiasmado” con las alzas de tasas aprobadas bajo la presidencia de Jerome Powell en la Fed y afirmó que el banco central de Estados Unidos debería hacer más para ayudarle a impulsar la economía.

Aunque no se refieren de forma directa a las palabras de Trump, los comentarios de Kaplan subrayan la visión de la Fed de que el incremento de tasas “nos ofrecerá la mejor oportunidad para gestionar los desequilibrios y ampliar aún más la actual expansión económica en Estados Unidos”.

Kaplan afirmó que espera que la economía estadounidense crezca un 3 por ciento este año, pero que se desacelere el próximo año, cuando se disipen los efectos de las rebajas fiscales.

El estrecho diferencial entre los rendimientos de los bonos a largo y corto plazo indica que los inversores creen que habrá un menor crecimiento más adelante, señaló, lo que sugiere que la economía estadounidense está en las últimas etapas de una expansión que se perfila como una de las más largas de la historia.