Tensión entre EE. UU y China se traslada al ámbito militar

El martes se produjo un raro y poco informado intercambio tenso entre los comandantes militares estadounidenses y chinos en Beijing.

Un oficial militar chino de alto nivel, el general Li Zuocheng, le dijo al jefe de la Armada de los Estados Unidos, el almirante John Richardson, en una reunión cara a cara que Beijing defendería su reclamación a Taiwán “a cualquier costo”.

“El tema de Taiwán es un asunto interno de China, se refiere a los intereses fundamentales de China y los sentimientos nacionales del pueblo chino, y no se tolerarán interferencias externas”, dijo Li Zuocheng en un comunicado emitido por el Ministerio de Defensa, citado por la agencia AFP.

Después de una serie de casos recientes que involucran a buques de guerra de la Armada de los EE. UU. que realizan pasajes provocativos a través del Estrecho de Taiwán, que según los Estados Unidos tienen derecho a la libertad de navegar en aguas internacionales, parece que China se va a quitar los guantes en declaraciones directas que desafían a los comandantes militares estadounidenses.

El general Zuocheng, quien es un miembro poderoso de la Comisión Militar Central, le dijo al jefe de la Marina de los Estados Unidos: “Si alguien quiere separar a Taiwán de China, el ejército chino defenderá la unidad de la patria a cualquier costo”.

Es alarmante que esto ocurra después de que el presidente Xi Jinping provocara una enojada reprensión del presidente pro independentista de Taiwán cuando exigió durante un discurso histórico el dos de enero que Taiwán se somete a la “reunificación” con Pekín.

Y en un discurso de seguimiento días después de esto ante oficiales militares, Xi dio un paso más en su retórica beligerante al emitir su primer comando militar de 2019: que “todas las unidades militares deben entender correctamente las principales tendencias de desarrollo y seguridad nacional, y fortalecer su sentido en las dificultades inesperadas, crisis y batalla”.

Xi esencialmente había ordenado a los militares chinos que se prepararan para la guerra como su primer acto de 2019.

Por lo tanto, parece que los principales oficiales militares han sido envalentonados, lo suficiente como para transmitir el mensaje directo sin concesiones de una defensa “a toda costa” de las reclamaciones de China sobre Taiwán en la reunión de esta semana con el oficial naval más alto de Estados Unidos.

El Ministerio de Relaciones Exteriores de China ha condenado sistemáticamente a los barcos estadounidenses que pasan por el Estrecho de Taiwán como un problema de “soberanía y territorio de China”, a lo que el Pentágono ha respondido en múltiples declaraciones que expresan su compromiso con “un Indo-Pacífico libre y abierto”.

El Pentágono se ha comprometido en repetidas declaraciones: “La Marina de los Estados Unidos continuará volando, navegando y operando en cualquier lugar que permita el derecho internacional”, agregó.

Justo el día anterior a la severa advertencia del ejército chino sobre la no injerencia, el almirante Johnson calificó las conversaciones como una discusión “constructiva y sincera” con su homólogo chino.

Richardson se está reuniendo con líderes de alto nivel del EPL, con el objetivo de “continuar un diálogo orientado a la reducción de riesgos y orientado a resultados” entre los dos ejércitos, según un comunicado de la marina estadounidense.

O, en otras palabras, las dos partes están trabajando para prevenir las perspectivas de cualquier serie “no intencional” de “accidentes” y provocaciones que podrían llevar a una guerra importante entre Estados Unidos y China que varios analistas han pronosticado que podrían surgir de la actual alza en las tensiones con Beijing en muchos frentes.

 

(Tomado de ZeroHegde)

Compartir:

Convierta a ValoraAnalitik en su fuente de noticias