Migración venezolana ya representa entre 0,5% y 4,4% de fuerza laboral en la región

233

De acuerdo con un informe reciente del Banco Central de Chile, el impacto de la migración venezolana en la fuerza laboral de los principales países destinos de los habitantes de esta nación ya se ubica entre el 0,5% que tiene en Argentina y escala hasta el 4,4% en Colombia, respecto al porcentaje de la fuerza laboral.

Esta dinámica se ha potenciado debido a la salida de ciudadanos venezolanos en busca de mejores oportunidades ante la crisis social, política y económica que allí se vive y que encuentran en sus vecinos de América Latina los principales destinos para buscar opciones de empleo.

El informe resalta los casos de Colombia y Perú en los que, se estima, han llegado cerca de 1,25 millones de personas (2,6% de la población) y 750.000 (2,3%), respectivamente. Sin embargo, si se mide el impacto en cuanto a la fuerza laboral de los migrantes, esto escala a 4,4% y 3,7%, respectivamente, lo que los sitúa como los países con mayores implicaciones en cuanto al choque laboral para los ciudadanos locales y los migrantes.

En este rubro, en Suramérica le siguen a Colombia y Perú, Chile con 2,7%, Ecuador con 2,3% y Argentina y Brasil con 0,5%, mientras que, en Centroamérica, Panamá tiene el mayor impacto con 3,7% de la fuerza laboral que allí ya corresponde a venezolanos.

Para el caso de Colombia, el Banco Mundial sugiere que la migración venezolana habría tenido un impacto negativo sobre el empleo y los salarios de los trabajadores locales menos calificados en aquellas regiones más afectadas por el shock. El mismo informe enfatiza que los efectos serían positivos sobre el PIB en el mediano y largo plazo.

Por su parte, en Chile se ha planteado que hay menores impedimentos legales para insertarse en el mercado laboral, y a diferencia de los casos migratorios europeos, se comparte el idioma y otros aspectos culturales con una fracción mayoritaria de la población inmigrante que facilitan el crecimiento de esta tendencia.

El informe concluye que en América Latina “es de esperar que continúen observándose efectos en el mercado laboral a medida que los inmigrantes se integran a este. Concretamente, una contención en los incrementos salariales reales y las presiones inflacionarias. Así mismo, es de esperar un aumento de la inversión. A mediano plazo debería generar efectos positivos en el crecimiento tendencial, dado el aumento de la fuerza laboral y los ajustes en la productividad”.

Compartir: