Huelga general sume a Hong Kong en caos financiero y de transporte

88

 

La huelga general convocada para este lunes, la primera en cinco décadas en Hong Kong, ha supuesto el último y más multitudinario suceso en cuatro días consecutivos de protestas, un nuevo clímax en la crisis más grave de la historia moderna del territorio.

Trabajadores de todos los sectores se han sumado a la llamada, con la que se pretendía redoblar la presión popular sobre el Gobierno. La disrupción, extendida a los siete distritos, ha cortado la respiración de la ciudad al estrangular sus vías de transporte.

Los manifestantes han asaltado el sistema de metro y, como ya hicieran la semana pasada, han interpuesto objetos o sus propios cuerpos en las puertas para evitar que se cerraran. De esta manera, más de 15 estaciones han quedado bloqueadas, por lo que el servicio ha sido suspendido en varias líneas entre las 9:00 y las 11:15, hora pico para entrar a trabajar.

Una de las líneas interrumpidas ha sido la que lleva hasta el aeropuerto, donde la huelga ha obligado a cancelar más de 230 vuelos. Las carreteras también se han visto afectadas: en Tai Po el tráfico se ha cortado cuando unos pocos coches han comenzado a dar vueltas ininterrumpidas en varias rotondas.

Esta es la primera vez que en Hong Kong tiene lugar una huelga general desde los disturbios de 1967. En aquella ocasión, las protestas fueron instigadas por el Partido Comunista Chino (PCCh) y estuvieron vinculadas a la Revolución Cultural, un movimiento subversivo promovido desde la cúpula del poder político en Pekín.

Punto y aparte merece el Hang Seng de Hong Kong, el índice más vapuleado hoy en Asia, con un declive del 2,8%, muy presionado por la tensión en las calles de la ciudad autónoma.

La jefa ejecutiva de la región, Carrie Lam, se ha dirigido a la población este lunes y ha reconocido que las protestas han abocado a Hong Kong a una situación “muy peligrosa”. Ha reconocido que las protestas han trascendido la ley de extradición y que ahora sus demandas han “dinamitado la ley y el orden” en la ciudad.

(Con información de El País)

Compartir: