Despidos y licencias en EE. UU. por coronavirus aumentan drásticamente las solicitudes de desempleo

191

Las solicitudes estatales de desempleo en EE. UU. están aumentando con fuerza, después de que los funcionarios del gobierno ordenaron a millones de trabajadores, estudiantes y compradores que se quedaran en casa como medida de precaución contra la propagación del coronavirus en el país. La cifra llegó a cerca de 281.000 solicitudes esta semana, presentando un crecimiento notorio.

De hecho, Goldman Sachs ya prevé que la cifra aumente hasta 2,25 millones de solicitudes en las próximas semanas.

En Ohio, más de 48.000 personas solicitaron beneficios por desempleo durante los primeros dos días de esta semana, mientras que el recuento durante el mismo período de la semana anterior era de solo 1.825.

Por su parte, en Pensilvania, unas 70.000 personas buscaron ayuda por desempleo en un solo día, seis veces el total de toda la semana anterior.

El creciente número de personas que solicitan cheques de desempleo plantea nuevas preguntas sobre si los estados han acumulado suficiente dinero desde la última recesión para ayudar a los trabajadores inactivos hasta que termine la crisis. Algunos temen que la demanda de ayuda pueda superar la capacidad de los estados para pagar reclamos.

“Nuestro fondo de seguro de desempleo está sufriendo bastante en este momento”, dijo la gobernadora de Rhode Island, Gina Raimondo, donde las solicitudes de desempleo relacionadas con el coronavirus se aceleraron de cero a casi 18.000 en apenas una semana.

La administración del presidente Donald Trump está proponiendo un paquete de estímulo económico que podría acercarse a US$ 1 billón e incluir el envío de cheques a los estadounidenses en cuestión de semanas para ayudarlos a pagar alimentos, facturas, hipotecas y alquileres.

El Senado dio su aprobación final el miércoles a un proyecto de ley separado que inyectaría US$ 1.000 millones en los programas estatales de seguro de desempleo.

“Nos han inundado las llamadas”, dijo John Dodds, director del proyecto de desempleo sin fines de lucro de Filadelfia. “Va a ser un gran desastre, un doble desastre: enfermedad y desempleo”, concluyó.

(Con información de AP)

Compartir: