Noticias positivas de Camacol, Schneider Electric, PCP y EsVital



Grupo Argos y Valora Analitik reúnen este 30 de junio las noticias positivas del día en Colombia y el mundo. Para más información de noticias positivas haga clic aquí.

La identificación de Colombia como líder mundial en construcción sostenible; el cambio de hábitos saludables en la pandemia impulsan la creación de empresas en sector salud; las propuestas de Schneider Electric para ser más sustentables; y cómo mover una gran empresa de una ciudad a otra hacen parte de la sección de hoy:

  1. “Colombia es líder mundial en construcción sostenible”: Camacol

Después de un trabajo de cerca de cuatro años, Colombia se posiciona como líder mundial en construcción sostenible tras haber logrado que más de tres millones de metros cuadrados en el país recibieron la certificación Excellence in Design For Greater Efficiencies (Edge) representados en 201 proyectos, de los cuales 138 son residenciales y equivalen a 51.807 unidades de vivienda.

Así lo confirmó la presidente de Camacol, Sandra Forero Ramírez, durante el Foro Biocasa 2021: Reactivación sostenible y economía circular, en el que además destacó el compromiso del sector con la implementación de edificaciones ecológicas y eficientes.

La meta al 2023 es que una de cada cinco construcciones en el país esté certificadas con Edge y los primeros proyectos Camacol Neutral estén en operación, lo cual contribuiría a una reducción del 51 % de la huella de carbono en los proyectos de construcción y en las organizaciones.

“El primer paso para tener un desarrollo urbano sostenible es la formalidad. En Colombia 37 de cada 100 viviendas se construyen de manera informal. Por eso, debemos crear nuevos modelos e incentivos para impulsar las construcciones sostenibles que también nos llevarán a la formalidad”, destacó la líder de Camacol.

Por su parte, el ministro de Ambiente y Desarrollo Sostenible, Carlos Eduardo Correa, aseguró que las ciudades emiten el 75 % del CO2 en el mundo, por lo que se deben incorporar modelos de biodiverciudades para que tengan un crecimiento verde.

  1. Cambio de hábitos saludables en la pandemia impulsan la creación de empresas en sector salud

Es sabido que la pandemia ha traído importantes retos en el ámbito empresarial, que ha desafiado las afectaciones en distintos sectores de la economía y al mismo tiempo, ha promovido la creación y el crecimiento de nuevas empresas, como es el caso de EsVital Colombia.

En pleno pico de pandemia, tres mujeres construyeron esta empresa enfocada en salud y bienestar.

De acuerdo con EsVital Colombia, a través de su estudio “Alimentación Sana en Colombia”, el 35 % de los encuestados dijeron que desean mejorar su calidad de vida mediante la alimentación. Una de sus creadoras a través de investigaciones, estudios del sector y experiencias personales de salud, detecta un vacío en el país en el cuidado de la alimentación a través de la medicina funcional y es que, aunque hay alimentos con muy buenas propiedades no necesariamente son benéficos para todos los cuerpos.

Desde su creación en junio de 2020, la empresa 100 % colombiana, aspira a cerrar el año con un crecimiento de 50 %. 

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), el 60 % de la población adulta en Colombia tiene malos hábitos de alimentación, es por esto que la compañía busca crear conciencia en la alimentación y mejorar la vida de 5.000 colombianos en su primer año. Así como reducir la edad promedio en que las personas comienzan a cuidar su alimentación y que colombianos, entre 28 y 33 años, mejoren sus hábitos, especialmente pacientes de género masculino, pues actualmente solo representan el 10 % de la atención que han logrado en el país.

Entre tanto, uno de los objetivos más importantes de la compañía incluye incrementar la generación de empleo en un 25 % llegar mediante jornadas de bienestar y medicina funcional a otras ciudades como: Cali, Medellín y Barranquilla, entre otras.

  1. El imperativo de la sustentabilidad también depende de fortalecer a sus proveedores

La tecnología se ha convertido en un facilitador clave tanto para las empresas como para los consumidores y, a lo largo de 2020, la dependencia de la infraestructura digital ha aumentado drásticamente.

De hecho, para 2035, Schneider Electric estima que toda la TI consumirá el 8,5 % de la electricidad mundial, en comparación con el 5 % en 2021, y se espera que los data center absorban una gran parte de esta demanda.

Los Data Center han estado en la mira de todos en los últimos años por diversos factores. El principal es la irrupción de la pandemia y la forzosa adaptación de las distintas empresas e industrias a la digitalización, potenciando tanto el e-commerce como las reuniones virtuales y el teletrabajo. Con lo cual se ha impulsado la digitalización de los procesos y la migración a los centros de datos que poseen una desventaja con relación al cambio climático, pues son uno de los mayores consumidores de electricidad del planeta.

Según Gartner, el gasto mundial en infraestructura de centros de datos aumentará en 6 % en 2021. Dado que los centros de datos representan el 1 % del uso global de electricidad, los operadores de los mismos enfrentarán el complejo desafío de satisfacer sus necesidades de mayor capacidad y, al mismo tiempo, reducir las emisiones, metas establecidas por sus directores ejecutivos.

Sin embargo, la industria de los centros de datos se está volviendo cada vez más responsable y tiene un papel clave que desempeñar en la conducción de operaciones sostenibles, contribuyendo directamente a cinco de los objetivos de desarrollo sostenible (ODS) de la ONU.

En Colombia, se estima que el crecimiento de estas tecnologías estará por encima del 20 % entre 2020 y 2023, como lo afirma Sandoval y Asociados, empresa dedicada al desarrollo de proyectos para la construcción de infraestructura tecnológica.

Para avanzar en la carrera de la sostenibilidad, los operadores de centros de datos se han centrado principalmente en reducir las emisiones de carbono de Alcance 1 que se generan a partir de las operaciones diarias del centro de datos y las emisiones de los gases de efecto invernadero de Alcance 2 son el resultado de la producción de electricidad que se compra y consume.

Sin embargo, para conseguir una mayor eficiencia energética, se pueden enfocar en las emisiones de Alcance 3 (también conocidas como emisiones de la cadena de valor) que se generan a partir de socios y proveedores. Esta es una búsqueda digna ya que las emisiones de Alcance 3 a menudo exceden las emisiones de Alcance 1 y 2 combinadas.

Para disminuir las emisiones de Alcance 3, los operadores deben considerar:

–        Identificar el tamaño de las emisiones de carbono de su cadena de suministro, establezca programas y objetivos de descarbonización e interactúe con socios que apoyan estas iniciativas.

–        Determinar una línea de base de la huella de carbono de sus proveedores. Elaborar estrategias para involucrar a los proveedores en la comprensión de sus opciones para reducir las emisiones de carbono.

–        Desarrollar estrategias para involucrar y evaluar a sus proveedores y socios sobre el uso de energía renovable. Los proveedores deben aprovechar las energías renovables al fabricar productos de construcción de centros de datos o proporcionar productos y servicios.

–        Apoyar a su cadena de suministro en la implementación de diseños eficientes en el uso de recursos. Estos diseños son el resultado de un análisis del ciclo de vida del producto que mide el impacto ecológico y de carbono de la extracción de materiales de los recursos naturales y la eliminación de los materiales del producto al final de su vida útil de manera inútil.

–        Asegurar que sus proveedores acepten y reciclen sus productos cuando lleguen al final de su vida útil. Sus proveedores y otras líneas de negocio de la economía pueden reutilizarlos en nuevos productos.

  1. ¿Cómo mover un “árbol grande” desde Bogotá hasta Pereira?

Mover una empresa, que tiene una compleja planta de producción en la cual trabajan más de 350 personas, implica tomar muchas y variadas decisiones que afectan toda la cadena de operación, desde la historia particular de cada empleado que cambia su lugar de residencia, hasta decisiones macros como cuál es la mejor región para migrar.

Mover la operación de la firma colombiana PCP de Bogotá a Pereira y ha implicado más de tres años de trabajo, desde la planeación hasta la instalación y puesta en funcionamiento de su nueva sede.

El paso a paso del movimiento empezó, como dice Arango, por “proteger las raíces”. Para los directivos de PCP las personas son uno de los pilares fundamentales de la empresa, por lo cual al hacer la planeación del traslado se revisó al detalle cada una de las historias de sus trabajadores (más de 350 personas). A todos los colaboradores, desde trabajadores de planta hasta administrativos interesados en el cambio, se les ofreció un acompañamiento antes de decidir su viaje en el que tuvieron sesiones de grupo que buscaban guiar la decisión de mudarse.

Así como entrevistas personalizadas con un coach que explicaba el cambio a todos los niveles y un viaje guiado para tener la experiencia en vivo de la ciudad.

Igualmente, la empresa corrió con los gastos relacionados de tiquetes y trasteos.

“Esta fue una decisión que queríamos que tomaran nuestros colaboradores pensando en sus proyectos de vida”, explica su CEO. “Entonces les propusimos que, si ya disfrutaban trabajar en PCP, estaban de acuerdo con su remuneración actual y creían que el traslado de ciudad iba a mejorar su calidad de vida, estaban más que bienvenidos”, concluyó Arango.

El siguiente paso tuvo que ver con mover la maquinaria y equipos que estaban en cuatro plantas que sumaban cerca de 4000 mt2 y llevarlos hasta la zona de Cerritos en Pereira, a la nueva planta de casi 9000 mt2 que se construyó en el tiempo record de siete meses.

Este cambio implicó decidir si se hacía de forma mt2gradual o parando la totalidad de la producción por un tiempo, coordinar la disminución de envíos a los clientes, y asumir lo que esto representa en términos logísticos y de costos.

Actualmente la planta sigue en un periodo de acoplamiento al nuevo ambiente, están en ese periodo de adaptación a “la nueva tierra”, sin embargo, ya ha influido positivamente en el mejoramiento de las áreas de empaque y embalaje, lo que ha hecho que a su vez se puedan fortalecer los controles de calidad y procesos internos. Además, ha sido la oportunidad ideal para hacer nuevas inversiones en maquinaria.

PCP considera que cuidar el agua del planeta es cuidar a la humanidad misma y es uno de los valores fundamentales de la empresa, por eso su nueva sede fue construida con todas las consideraciones medio ambientales. Cuenta con una superficie de cubiertas de 5.000 mt2 que se encargan de recoger casi 700.000 litros de agua que posteriormente son reutilizados en sanitarios, riego de plantas, lavado de fachadas y la red contra incendios.

Por otro lado, aunque la operación misma no genera la salida de aguas residuales, se construyó una Planta de Tratamiento de Aguas Residuales (PTAR) que parece más un gran jardín, y se están instalando alrededor de 750 kilovatios de energía solar (paneles solares), con lo cual buscan disminuir el uso de energía eléctrica en la planta.

Compartir:

Convierta a ValoraAnalitik en su fuente de noticias