Análisis sobre reservas de Ecopetrol: 68% de adiciones proviene de gestión técnica y financiera

225

Las reservas probadas de Ecopetrol aumentaron a 1,659 millones de barriles equivalentes (MBEP) al cierre de 2017, frente 1,598 MBEP (2016). Lo que equivale a un aumento del 3.8%.

Al analizar los datos, la estatal petrolera incorporó 295 MBEP, de los cuales, 94 MBEP se deben al aumento del precio que la Securities and Exchange Commission (SEC) de los Estados Unidos utiliza para estimar las reservas que se pueden recuperar económicamente.

El precio utilizado por la SEC en el 2017 fue US$54,93 por barril Brent, frente a US$44.49 por barril de referencia Brent de 2016 (+23.4%).

 

Y por el otro lado, 201 MBEP son producto de la gestión técnica y optimización financiera de los activos (reducción de costo y aumento del factor de recobro en Chichimene, Castilla, Casabe y Tibú).

Para Sergio Cabrales, experto en temas petroleros, sigue en deuda Ecopetrol en adicionar reservas completamente nuevas por descubrimientos, sumado a que en su reporte no se comenta de ninguna adición por exploración.

La producción total acumulada del 2017 fue 234 MBEP, generando que el índice de reposición de reservas fuera 126%, el más alto de los últimos tres años y llevando la vida media de las reservas de 6.8 años a 7.1 años.

 

 

Para que una empresa del sector de petróleo y gas sea viable en el tiempo necesita adicionar más reservas que las que produce y Ecopetrol lo logró en el 2017, dijo el experto.

Cabrales resalta que por cada barril producido se adicionaron a las reservas 1.26 barriles equivalentes de crudo y que el 68% de las adiciones proviene de la gestión técnica y financiera. Agregó que sigue en deuda para adicionar reservas por exploración.

De acuerdo con el presidente de Ecopetrol, Felipe Bayón, 201 de los 295 millones de barriles incorporados se dieron por logros operativos, una parte muy pequeña fueron incorporados por compras. Otros 94 millones de barriles fueron incorporados gracias al mejor precio del año pasado ayudados por menores costos operativos.

 

 

Credicorp Capital
La firma comisionista considera que el de ayer es el mejor reporte de reservas en la historia reciente de la compañía.

Destacó que la empresa logró su primer RRR superior al 100% desde 2014 y que el 25% del reemplazo (73mmboe) se obtuvo a través de una mejor recuperación, alcanzando el nivel más alto desde que empezó el registro con este desglose (2010).

Dijo que la recuperación mejorada continuará teniendo un impacto positivo en las próximas certificaciones ya que el gasto de capital de producción (68% de las iniciativas en curso) es muy intenso y la recuperación juega un papel importante en los probables resultados futuros.

Sin embargo, dijo que las extensiones y los descubrimientos, que representan solo el 15.1% (44 mmboe) del reemplazo total, son evidencia de una falta de éxito exploratorio.

Esto, sumado al hecho de que 7.1 años de vida de reservas continúa siendo una situación desafiante en términos de sostenibilidad, llama la atención sobre la necesidad de lograr una mayor suma a través de descubrimientos, algo que aún no se ve, o al menos no en proporciones materiales.

Dicho esto, Credicorp dijo que se deben considerar los bajos niveles de gasto de capital que la compañía está dedicando a la exploración (17% estima US$650 millones para 2018 siguiendo las pautas), un hecho que la lleva a pensar que no dará lugar a resultados materiales pronto.

El aumento más claro de las reservas para Ecopetrol parece ser el desarrollo exploratorio prometedor, pero aún es muy temprano para ver resultados en el Caribe colombiano -en alta mar- (proyectos de gas natural), que en el mejor de los casos se espera que sea monetizado en 2024, como ha indicado la compañía.

Finalmente, para la comisionista, vale la pena tener en cuenta que el 59% (175 mmboe) del reemplazo total provino de revisiones y extensiones y que el 53% (94 mmboe) de este monto está relacionado con una mejora de US$10 en el precio del petróleo Brent para fines de certificación que se expandió a US$54.93 en 2017 frente a US$44.49 en 2016, una condición que eventualmente se verá perjudicada en futuras certificaciones, lo que hará que una buena parte de este reemplazo esté sujeto a la volatilidad y no a un hito de sostenibilidad.

Sin embargo, reconoce que una buena parte de las revisiones debe provenir de eficiencias de costos, lo que proporciona cierta sostenibilidad a parte de los logros de reemplazo.