Las buenas encuestas no pasarán de moda

Las encuestas son motores del dialogo social, y así deben ser entendidas. No pretenden incidir; más bien aportan elementos para que el votante, frente a la urna, decida de manera informada. Las encuestas hacen viables a candidatos poco conocidos, pero con alto potencial de favorabilidad. Sin las encuestas, el proceso electoral estaría reducido a meras percepciones. Hay que hacer más y mejores encuestas, con encuestadoras apegadas a la técnica, garantizando su rol neutro en los contextos electorales.

Compartir: