Activismo corporativo: The Middle de Jeep

Activismo corporativo: The Middle de Jeep

Las dinámicas del mundo actual han propiciado que algunas organizaciones asuman una postura más propositiva y de aporte frente a los problemas que caracterizan la realidad del entorno en el que desempeñan su actividad, dejando de lado la emisión de opiniones para entrar al terreno de la acción; es decir, han pasado de ejercer una voz pasiva a asumir el rol activo, que tienen y se espera de ellos.

Este tipo de activismo corporativo, que por ahora tiene pocos exponentes, lejos de tratarse de un programa de responsabilidad social empresarial, encarna en sí mismo un sentido de compromiso con la sociedad y trae consigo una visión más amplia que requiere la capacidad de definir y moldear una propia personalidad corporativa, con valores y principios que permitan establecer una posición frente a aquello que apoyan y quieren potenciar, así como respecto a esos asuntos que esperan ayudar a combatir.

Lo mostró Jeep el domingo pasado en el tan esperado espacio de anuncios publicitarios durante el Super Bowl. Con un comercial emotivo, sencillo y al grano, la marca fue capaz, -como un ciudadano que habla desde sus preocupaciones-, de poner de manifiesto su personalidad y su sentir, haciendo un llamado a la unión, a resignificar el sentido mismo de los Estados Unidos de América, en un contexto social y político marcado por la polarización.

Visita nuestra sección En Perspectiva

Aunque las reacciones, para bien o para mal, no se hicieron esperar, la marca logró evidenciar que la responsabilidad de una empresa también implica alzar la voz y proponer cambios desde una perspectiva de valores y principios universales, que entiende las dificultades que trae consigo lograr una concertación en la sociedad.

Y es que, a pesar de que no existe una sola receta para formular una estrategia de activismo corporativo, quienes se han lanzado han dejado a su paso algunas claves que son determinantes y que pueden ayudarnos a abrir nuestro entendimiento sobre lo que tenemos que impulsar si estamos pensando en ser más activos y tomar acción frente a ciertas problemáticas.

La autenticidad es la columna vertebral de cualquier liderazgo con propósito y enfocado a la acción, es necesario adelantar la revisión del objetivo que guía a las organizaciones hacia una manera de ser y de actuar, para que, desde unos principios y valores establecidos, seamos capaces de conectar nuestra realidad y metas, con las de la sociedad.

La movilización, solo será posible mediante la puesta en marcha de acciones sinceras que dinamicen conductas sociales, abran espacios de diálogo e inviten a otros a sumarse a la causa.

El activismo deberá expresarse como una estrategia sostenible y no sólo como tácticas mediáticas que aprovechan la oportunidad. No basta con una producción cinematográfica de 2 minutos para sentar una postura, se necesita una apuesta a largo plazo para generar transformaciones desde la acción.

La tarea no es sencilla, pero los líderes y compañías que han entendido que su papel va mucho más allá de los resultados, están siendo capaces de capitalizar su activismo a favor de sus organizaciones y, en consecuencia, del progreso que están llamadas a generar.

Compartir:

Convierta a ValoraAnalitik en su fuente de noticias