Siete perspectivas económicas que impactarán las finanzas en 2022

Foto: Pixabay

Trust Corporate, consultora experta en temas financieros y contables, reveló el análisis del comportamiento de las economías en la región, sus desafíos para este nuevo año y la manera cómo puede afectar en el presupuesto de sus habitantes. Lea más en finanzas personales.

Según Jamez Hernández, presidente y cofundador de Trust Corporate, en 2022 serán siete perspectivas económicas las que podrían afectar las finanzas personales en Latinoamérica, “los desafíos para los mandatarios, autoridades locales y el sector empresarial de la región deberán enfocarse en su capacidad para articular medidas y estímulos eficaces para promover la productividad, impulsar la reactivación económica y la generación de empleo”, explicó.

Dentro de estas perspectivas, se encuentra el crecimiento económico moderado, según el estudio de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) en 2021 el volumen del comercio mundial de bienes creció un 10,8% en la que será la mayor expansión desde 2010. Para 2022 se proyecta una expansión del 4,7%, equivalente al doble del crecimiento promedio que tuvo el comercio mundial entre 2012 y 2019 (un 2,4% anual).

Recomendado: Cinco habilidades financieras para aprender este año

También se menciona el aumento de las tasas de interés, porque un estimativo del Banco Mundial menciona que el crecimiento de la economía de América Latina disminuirá a un 2,9% para este año. Gran parte de la región tardará mucho en lograr recuperarse plenamente y volver a los niveles de producción anteriores a la pandemia, en este apartado Hernandez explica cuáles son las implicaciones, “significa que el costo de los créditos será mayor; factores como el presentado en Estados Unidos, donde en octubre pasado se presentó una inflación interanual del 6,2 %, la más alta de los últimos 30 años, afectarán directamente en la economía de la región. Los países que se podrían ver más afectados son Argentina, Brasil, Colombia, Chile, México y Perú”, explicó.

En ese sentido la recomendación es ser medidos en el gasto y estar atentos a estas variaciones para no pagar elevados costos debido a las altas tasas de interés de los créditos y préstamos que se adquieran durante el año.

Una tercera perspectiva tiene que ver con la inclusión financiera, porque con las medidas de distanciamiento social, los procesos de digitalización de transacciones y la estimulación del uso de servicios y canales financieros digitales tendrá gran relevancia, por ejemplo, recientemente un informe de Mastercard destacó que en Latinoamérica antes de la pandemia sólo el 45% de la población había realizado una transacción en línea; sin embargo, durante los dos últimos años esta cifra creció hasta el 83%.

En este apartado Hernandez explica el sentido de esta inclusión financiera, “El sector bancario extenderá su oferta y aprovechará los próximos meses para conectarse con sus clientes, los tradicionales y las nuevas generaciones de usuarios, que en su mayoría son nativos digitales. Los emprendedores y los comercios vienen incorporando soluciones basadas en la tecnología para beneficiar a las personas al ofrecerles alternativas de productos y servicios, disminución de costos y una oferta amplia”, mencionó.

Un tema que tendrá relevancia en 2022 será la devaluación de las monedas locales y el precio del dólar lo que se verá reflejado en el encarecimiento de las importaciones, el valor de los automóviles, electrodomésticos y juguetes, además del incremento del valor en la canasta familiar en un 20% en toda la región, “Hemos visto, cómo los países, las monedas y las empresas presentaron una parálisis del aparato productivo y que representa un compleja engranaje que aún tardará tiempo para reactivarse, y es por esto que hemos visto un desabastecimiento en la cadena de suministros de materias primas, aparatos eléctricos, repuestos, producción de automóviles que no solo son producto de los desafíos que planteó la pandemia para la industria y el comercio, sino que comenzó en el año de 2019”, puntualizó Hernández.

Dentro de este informe, la quinta perspectiva es la que hace referencia al crecimiento y auge de las criptomonedas, actualmente hay más de 16.701 tipos de divisas digitales, de los cuales el Bitcoin representa el 39%, seguida por Ethereum con el 19,4% y que en total constituyen un mercado global de 2 billones de dólares anuales. Los países latinoamericanos con mayor actividad en esas divisas, según reportó la plataforma de estadísticas Coin Dance, son Colombia con el 45% de la región; Perú (13%); Chile (12%); México (11%) y Brasil (11%). En la región ya es posible encontrar más de 100 cajeros electrónicos habilitados para recibir este activo.

Una sexta perspectiva es la que tiene que ver con el aumento en la demanda de petróleo, porque según la Agencia Internacional de la Energía (AIE), se espera que la producción mundial del crudo alcance este año los 99,5 millones de barriles diarios, cifra que superará los niveles presentados antes de la llegada del Covid-19. Esto deriva de la escasez en la oferta y el alto precio que viene presentando el gas natural y el carbón. El incremento en el valor de la energía, y el alza del crudo provocará una subida en el galón de la gasolina, que junto con el aumento de los derivados del petróleo, incidirán en los precios de la cadena de suministros y consumo de las personas para este año.

Finalmente en este análisis se menciona que la Cepal indicó que la pandemia y las restricciones de movilidad aceleran el crecimiento del eCommerce en todo el mundo. América Latina y el Caribe, fue la segunda región en el mundo con mayor dinamismo en términos de crecimiento entre 2014 y 2019, y se proyecta que podría liderar la progresión mundial en el 2024, lo que significará  una gran oportunidad para los emprendimientos y la reactivación económica y es a su vez un importante estímulo para la generación de empleo.

Compartir:

Convierta a ValoraAnalitik en su fuente de noticias