Educación en pospandemia: el reto es acelerar la tecnología

La tecnología puede eliminar barreras como por ejemplo, apropiar la misma clase de educación para el estudiante presencial y el virtual.

Antes de pandemia, el internet estaba fuera del aula escolar y se volvió en el aliado del estudiante remoto durante las horas difíciles de la pandemia. Ahora, con el regreso a clases, el reto es no volver a lo anterior. Vea más en finanzas personales.

La educación fue uno de los sectores más golpeados durante la pandemia, en especial en Colombia si se tiene en cuenta que tanto los profesores, como los alumnos tenían un modelo de aprendizaje basado en el esquema tradicional.

Así lo indica Samir Estefan, gerente de educación de Lenovo LAS, quien apunta que la tecnología fue el gran impulsor y aliado de los maestros y los estudiantes, gracias a la adopción de computadores, de internet y de herramientas tecnológicas de aprendizaje.

Samir Estefan, gerente de educación de Lenovo LAS.

Pero con el retorno a la presencialidad, ahora se quiere regresar a lo mismo que estaba antes: aulas sin internet, correos electrónicos personales en vez de un uso de correo corporativo y a dejar sin computador a los estudiantes. La misma pandemia llevó a las universidades y colegios a dejar de invertir en grandes campus para los estudiantes y hacer esfuerzos por mejorar el acceso a computadores e internet.

“Hoy se quiere intentar volver al modelo de clase tradicional y es el gran reto que tiene la tecnología en el sector educativo. Un dato importante es que antes de la pandemia teníamos ventas de 6.000 chromebooks y en la pandemia llegamos a vender más de 100.000 chromebooks porque se conectan a la nube e instalan según el perfil del usuario todas las aplicaciones que maneja. Teníamos la meta de una apropiación de tecnología de 90 % en los docentes para 2030 y eso se logró en pandemia, eso se debe mantener”, indicó el ejecutivo en entrevista para Valora Analitik.

La crisis educativa en pandemia

Según un reporte del Banco de la República, el confinamiento generalizado por la pandemia del Covid-19 afectó de forma significativa las actividades educativas que normalmente se desarrollan de manera presencial. Los gobiernos y las directivas de los colegios optaron por continuar los procesos de formación a través de esquemas virtuales y no presenciales, que llevaron a la revisión de los currículos y al diseño de estrategias de enseñanza para garantizar la educación de los niños y los jóvenes.

Recomendado: Gobierno Nacional sumó 249 colegios entregados en toda Colombia

“La falta de acceso a las tecnologías de la información y de las comunicaciones para una proporción importante de estudiantes tuvo consecuencias sobre sus procesos de formación y sobre su rendimiento académico, lo que profundizó las brechas educativas”, dice el documento.

Sobre la vinculación de estudiantes al sistema educativo en Colombia, las cifras indican que en educación primaria, secundaria y media la matricula alcanzó 10.024.230 estudiantes en 2020. De este total 8.068.732 (80,5%) estaban vinculados a instituciones oficiales y 1.955.498 (19,5%) a instituciones privadas. En términos de localización, 7.675.518 estudiantes (76,6%) estaban ubicados en áreas urbanas y 2.348.712 (23,4%) en áreas rurales.

Es importante destacar que durante los últimos años la matrícula ha registrado una tendencia descendente, con una caída cercana a un millón de estudiantes entre 2006 y 2020.

Retos en el largo plazo

Dado que la pandemia fue el catalizador de apropiación tecnológica más grande que hemos tenido en el siglo XXI, se tiene el reto de mantener a la tecnología como el protagonista del impulso en el sector, indica Estefan.

“En la región antes de pandemia teníamos alrededor de 157 clientes (instituciones educativas y entidades públicas). En 2020 y 2021 pasamos a atender 270 instituciones educativas y entidades públicas con proyectos para educación. En números de dispositivos pasamos de 150.000 dispositivos a entregar 650.000 entre notebooks, desktops y tablets principalmente de un año para el otro”, indica.

De acuerdo con Estefan, otro de los desafíos que se tiene es poder mantener un modelo de educación híbrido donde los estudiantes puedan recibir clase de manera presencial y virtual, así no se crearía una barrera que persiste en el modelo tradicional donde al presencial se le premia y al virtual se le da una formación distinta, debido a que se considera la primera de mejor nivel que la educación online.

“La tecnología permite que ambas formas de educación puedan convivir sin crear barreras entre lo presencial y virtual. Es un reto que el estudiante presencial y el híbrido reciban la misma clase de educación”, explica.

Compartir:

Convierta a ValoraAnalitik en su fuente de noticias