Ciberataques: ¿cómo prevenirlos?

Ciberataque. Imagen tomada de istockphoto.com
Ciberataque. Imagen tomada de istockphoto.com

Los ciberataques, en la mayoría de las ocasiones, se presentan en las empresas con el fin de robar su base de datos o alterar su funcionamiento en la operación. Vea más noticias empresariales

Así mismo, a pesar de las medidas que se toman en las empresas para evitar que estos delincuentes cometan un ciberataque, estos se las ingenian para vulnerar esas medidas, logrando cumplir su cometido.

Es por eso que las empresas deben tener claro en que casos se puede presentar un ciberataque y como estos delincuentes actúan para vulnerar la seguridad que tienen.

Así las cosas, desde la página web cibernos.com comparten información acerca de que tipos de ciberataque hay y como se pueden prevenir.

Ataques cibernéticos más frecuentes

Los ataques cibernéticos más comunes en la actualidad son aquellos dirigidos a los sistemas y dispositivos conectados a internet, ya que representan gran parte de la infraestructura de las empresas.

Los atacantes emplean técnicas de ingeniería social para obtener acceso no autorizado a los sistemas, así como técnicas de hacking para explotar vulnerabilidades y obtener acceso ilícito. Pero no son las únicas, en las siguientes líneas conocerás los ataques cibernéticos más frecuentes en las organizaciones:

  • Ataques de denegación de servicio (DoS): son una forma de ataque cibernético que se centra en interrumpir el funcionamiento normal de un sistema, generalmente a través de sobrecargarlo con solicitudes o datos.
  • Ataques de phishing: son una forma de estafa en línea en la que los delincuentes intentan obtener información personal, como nombres de usuario, contraseñas y detalles de tarjetas de crédito, mediante el envío de correos electrónicos o mensajes de texto que parecen provenir de una fuente legítima.
  • Inyección SQL: es un tipo de ataque cibernético en el que un delincuente inserta código malicioso en una consulta SQL para que el servidor base de datos ejecute instrucciones no autorizadas.
  • Ataques man-in-the-middle (MITM): son un tipo de ataque cibernético en el que un delincuente intercepta y luego redirige el tráfico entre dos víctimas, generalmente para robar información o para insertar malware en el tráfico.

Relacionado: Las empresas no confían en su capacidad para gestionar un ataque cibernético

  • Ataques de ransomware: son un tipo de ataque cibernético en el que un delincuente cifra los archivos de una víctima y luego exige un rescate a cambio de la clave de descifrado.
  • Ataques de ingeniería social: son un tipo de ataque cibernético en el que un delincuente utiliza técnicas de manipulación psicológica para convencer a una víctima de que realice una acción no deseada, como revelar información confidencial o descargar malware.
  • Ataques de suplantación de identidad (ID): son un tipo de ataque cibernético en el que un delincuente se hace pasar por otra persona para obtener acceso no autorizado a cuentas o recursos.
  • Ataques de denegación de ataque (DDoS): son una forma de ataque cibernético en el que un delincuente utiliza una red de ordenadores infectados con malware para enviar solicitudes falsas a un servidor con el objetivo de sobrecargar e interrumpir el servicio.
  • Ataques de espionaje: son un tipo de ataque cibernético en el que un delincuente obtiene acceso no autorizado a un sistema con el objetivo de obtener información confidencial.
  • Ataques de virus informáticos: en este tipo de ataque cibernético, un ciberdelincuente inserta un código malicioso en un archivo o programa para que se ejecute de forma no autorizada en un sistema.

Ahora bien, ¿cómo estar preparados ante un ciberataque?

Cómo prevenir ataques cibernéticos

La ciberseguridad es una amenaza creciente a nivel mundial. Los ataques cibernéticos pueden tener un impacto significativo en las empresas, desde el robo de datos y el sabotaje de sistemas, hasta el fraude y el robo de dinero.

También pueden tener un impacto negativo en la reputación de una empresa. Y aunque no se puede evitar completamente el riesgo de sufrir un ataque cibernético, existen medidas que se pueden tomar para minimizar el riesgo. A continuación, te presentamos algunas de las mejores prácticas para la prevención de ataques cibernéticos.

·         Implementar una política de ciberseguridad

Una de las mejores maneras de proteger a una empresa de los ataques cibernéticos es implementar una política de ciberseguridad. Debe establecer un marco para la gestión del riesgo cibernético, las responsabilidades de seguridad de todos los empleados y un proceso para responder a un ataque cibernético. Este proceso debe incluir la notificación de las autoridades apropiadas, así como la coordinación con los proveedores de servicios de seguridad.

·         Formar a los empleados en ciberseguridad

Otra manera de aumentar la ciberseguridad ante los ataques es formar a los empleados en esta materia. Deben estar al tanto de las amenazas cibernéticas y de las medidas que se deben tomar para minimizar el riesgo. Los empleados también deben estar al tanto de las políticas y procedimientos de ciberseguridad de la empresa. Esto ayudará a asegurar que todos los empleados estén al tanto de sus responsabilidades de seguridad.

·         Implementar controles de seguridad

Otra manera de proteger a una empresa de los ataques cibernéticos es implementar controles de seguridad adecuados. Los controles de seguridad deben establecerse en función del riesgo cibernético que enfrenta la empresa. Y deben abordar todos los aspectos de la seguridad, desde el acceso a los datos y los sistemas, hasta la gestión de los dispositivos y la protección de la red.

Lea también: Usuarios corporativos, principal objetivo de los ciberataques financieros

·         Mantener actualizados los sistemas y aplicaciones

Otra manera de proteger a una empresa de los ataques cibernéticos es mantener actualizados todos los sistemas y aplicaciones. Los sistemas obsoletos son una de las principales causas de las incidencias de ciberseguridad, por lo que los parches deben instalarse tan pronto como estén disponibles. Además, las aplicaciones y los sistemas también deben mantenerse actualizados con las últimas versiones.

·         Realizar una evaluación de riesgos

La evaluación de riesgos también ayudará a establecer los controles de seguridad adecuados. Los resultados de la evaluación de riesgos deben revisarse y actualizarse periódicamente.

Siguiendo estas recomendaciones podrá tener un mejor control y prevención de los ataques cibernéticos que se puedan presentar en la empresa y evitarse un dolor de cabeza en caso de que el delincuente tenga éxito.

Convierta a ValoraAnalitik en su fuente de noticias