Conozca las buenas prácticas posturales que contribuyen a evitar enfermedades laborales

El sobreuso articular es el primer factor que expone los tejidos, huesos y tendones a presentar lesiones o micro traumas siendo indispensable pensar en la prevención y la protección de nuestro cuerpo, para esto es necesario implementar buenos hábitos posturales y evitar la sobrecarga por medio de la realización de las pausas activas. Vea más de empresas aquí

El empleo de las buenas prácticas disminuye la aparición de enfermedades por sobreuso, en su mayoría de origen laboral, como son: el síndrome de túnel carpiano, tendinitis de Quervain, epicondilitis, síndrome de manguito rotador, síndrome cervicobraquial y cefalea tensional.

Los trabajadores más expuestos a este tipo de enfermedades son las secretarias, digitadores, ingenieros de sistemas, operarias, auxiliares de cocina, operarios cuyo trabajo sea manual, conductores, tejedoras, artesanos y pintores, principalmente.

“El síndrome del túnel carpiano sigue teniendo la mayor incidencia dentro las enfermedades laborales en nuestra ARL. A julio de 2022 son 147 los casos reportados, representando el 39 % de las enfermedades por desórdenes músculo esqueléticos, seguidos por el síndrome del manguito rotador (112) y la epicondilitis lateral (49)”, señaló el Dr. Camilo Gómez, vicepresidente de Promoción y Prevención de Positiva Compañía de Seguros.     

Destacado: ‘Cobertura en protección laboral es un reto para Colombia’: CSS

El Dr. Gómez recomienda tener buenos hábitos posturales en la actividad laboral como:

utilizar una silla con espaldar, alinear la pantalla del computador al nivel de los ojos, mantener el teclado y mouse cerca para evitar inclinaciones de la columna, usar un descansa pies para tener apoyo.

En cuanto al uso del celular recuerda de igual manera ubicarlo a la altura de los ojos, colocando la mano contraria debajo del brazo que sostiene el celular para disminuir la fatiga muscular.

“Otra manera de protegernos es realizando pausas activas, las cuales brindan descanso a nuestros tejidos a través de ejercicios de estiramiento que interrumpen los movimientos repetitivos, la sugerencia es que se realicen como mínimo cada dos horas durante la jornada laboral”, concluyó Gómez.

Los buenos hábitos posturales son una herramienta fundamental en el cuidado de la salud de nuestras articulaciones, entendiendo que existen tres posturas que se adoptan en las actividades cotidianas: Mantenida es la que se toma en un período de dos horas y en la cual se debe realizar un descanso; prolongada es una buena postura que se usa en el 75 % o 100 % de las labores diarias y por último la forzada que se debe evitar, ya que genera desgaste y ángulos que no generan confort.

Convierta a ValoraAnalitik en su fuente de noticias