¿Qué es el consumo responsable de alcohol?

Por: Carlos Ortiz, director de Relaciones Corporativas de Diageo Colombia

El consumo nocivo de alcohol es uno de los grandes retos mundiales de la salud pública. Desde la Industria de Bebidas Alcohólicas, compartimos, en su esencia, las inquietudes de las autoridades en todos los niveles y la sociedad colombiana en general al respecto. Es por esto que apostamos decididamente a la construcción de soluciones a problemáticas sociales como el consumo de alcohol por menores de edad, la conducción de vehículos bajo los efectos del alcohol y el consumo excesivo o nocivo de bebidas alcohólicas.

Recomendado: Tecnología innovadora de biometría en la ventanilla única de comercio exterior

Por supuesto, el tamaño de los desafíos exige que los mismos sean abordados desde el diálogo y la concertación entre todos los actores. Las decisiones regulatorias basadas en evidencia, el entendimiento de sus diferentes implicaciones y la construcción conjunta de iniciativas y programas de prevención son las bases para que los Gobiernos, la Academia, la Sociedad Civil, los comerciantes y la Industria de Bebidas Alcohólicas, podamos seguir construyendo soluciones efectivas.

Como parte de estos esfuerzos, es importante informar a los consumidores sobre lo que significa efectivamente el consumo responsable de alcohol y desmitificar algunas creencias populares sobre el particular.

Por ejemplo, cuando se habla de consumo responsable de alcohol, es común oír que éste está ligado al tipo de bebida que se está consumiendo, es decir, se cree equivocadamente que el consumo moderado es aquel en el cual se consumen bebidas de baja graduación alcohólica. Sin embargo, la realidad es que la moderación no la determina el qué consume sino, como es obvio, la cantidad y la forma en que se da dicho consumo. 

Efectivamente, el consumo nocivo puede presentarse con independencia de la bebida seleccionada pues es claro que, así la bebida consumida sea de baja graduación alcohólica, si las cantidades son excesivas, se estarían generando las mismas consecuencias adversas que las derivadas de un consumo también excesivo de una bebida de mayor graduación alcohólica. A la larga, alcohol es alcohol.

En realidad, el consumo moderado depende de diversos factores. Aspectos individuales de cada consumidor como el sexo, la edad, la talla y el peso son determinantes en la manera en la que nuestro organismo procesa el alcohol y, por tanto, en el impacto a la salud y el comportamiento.

Por esta razón, resulta fundamental entregar a los consumidores las herramientas necesarias para que, si deciden consumir bebidas alcohólicas, cuenten con información más amplia sobre los factores que determinan la moderación en el consumo, así como sobre los hábitos que la robustecen. Por ejemplo, el consumo de agua, el consumo espaciado entre tragos y la ingestión de alimentos, han probado ser hábitos que coadyuvan definitivamente el consumo responsable.

Mucho se ha avanzado en los últimos años, pero, por supuesto, aún falta un largo camino por recorrer. Desde Diageo Colombia, en línea con nuestro Plan de Acción Society 2030, reiteramos nuestro compromiso para seguir caminando, construyendo país de manera conjunta a través del diálogo entre los diferentes actores públicos y privados.

Convierta a ValoraAnalitik en su fuente de noticias