La Economía Dona: buscando un crecimiento en bienestar de todos

Economía de Colombia
XP: PIB de Colombia en 2024 sería de 1,2%;desafíos inflacionarios. Foto: tomada de istockphoto.com - Andrzej Rostek
Síguenos en nuestro canal de noticias de WhatsApp

Por: Por María Camila Bernal, Vice President Sustainable Finance and ESG Analysis and Advisory Hispanic Latam en BNP Pariabas

En un mundo donde las cifras de crecimiento económico a menudo eclipsan el impacto social y ecológico de las acciones humanas, surge un llamado a la acción para redefinir la forma en la que vivimos y cómo prosperamos como sociedad. La Economía Dona: buscando un crecimiento en bienestar de todos

En especial, si se tiene en cuenta que el estilo de vida actual de la humanidad ha llevado a que la extracción de recursos naturales se haya triplicado en el mundo desde 1970[1]. De hecho, según el World Wildlife Fund (WWF), para mantener la forma de vivir presente, la humanidad está haciendo uso de los recursos naturales 1,7 veces más rápido de lo que los ecosistemas pueden regenerarse1; esto, en otras palabras, significa que a la fecha ya hemos excedido en un 74% la capacidad de los hábitats para restaurarse.

¿Cómo se relaciona este concepto de la Economía Dona con el sector financiero?

Pues es gracias a la influencia y el compromiso de sus instituciones, así como las soluciones que ofrecen, que en la actualidad se promueve el crecimiento económico con el bienestar humano y la salud del planeta en mente.

Recomendado: ¡El momento de invertir en innovación es ahora!

Por ello, es que los bancos estamos llamados a ver la sostenibilidad como filosofía de inversión y como parte fundamental de nuestro negocio. El propósito es buscar una lógica relacional y holística que nos lleve a lograr una economía más justa, equitativa, distributiva y regenerativa que le apunte a prosperar y no solo a crecer.

Si algo es claro, es que la Economía Dona representa un cambio fundamental en nuestra forma de pensar sobre el progreso económico; nos desafía a reconsiderar lo que realmente significa la prosperidad y nos lleva a cuestionar las medidas tradicionales. En un mundo donde los recursos son limitados y la desigualdad es evidente, adoptar esta mentalidad propicia trabajar hacia un futuro más sostenible. De allí, que la solución a este desafío esté ahora en nuestras manos y tengamos el poder de decidir si seguir persiguiendo un crecimiento insostenible o reformular nuestro enfoque.


 

Convierta a ValoraAnalitik en su fuente de noticias