Factoring en las empresas: Siga estos consejos para sacarle el mejor provecho

El factoring en las empresas puede ser una herramienta valiosa para mejorar el flujo de caja y mantener la actividad.

Factoring
Factoring en las empresas: Siga estos consejos para sacarle el mejor porvecho. Foto: tomada de Freepik

El factoring en las empresas puede ser una herramienta valiosa para mejorar el flujo de caja y mantener la actividad, permitiendo adelantar el cobro de sus facturas a cambio de una comisión.

Esto teniendo en cuenta el contexto económico desafiante actual, en el que las empresas se enfrentan a una mayor incertidumbre y a un aumento en los costos.

En ese contexto, Latam Trade Capital, el factor no bancario más grande de Colombia, ofrece soluciones de liquidez adaptadas a las necesidades de las empresas colombianas entre las cuales está el factoring. 

Ahora bien, aun cuando el factoring es una herramienta financiera que puede ser muy útil para las empresas, es importante utilizarlo de forma responsable para evitar caer en deudas.

Recomendaciones para usar correctamente el factoring en las empresas

A continuación, estas son algunas recomendaciones claves:

Elegir el producto adecuado

Existen diferentes tipos de factoring, cada uno con sus propias características y beneficios. Es importante elegir el que mejor se adapte a las necesidades específicas de la empresa.

Los principales tipos de factoring son:

  • Factoring tradicional: El factor compra las facturas emitidas a crédito por las empresas a cambio de un adelanto decontado
  • Factoring con recurso: El factor compra la factura a la empresa a cambio de un adelanto en efectivo. La empresa sigue siendo responsable de cobrar la factura al cliente final, pero el factor asume el riesgo de impago.
Factoring
Factoring/Archivo: Valora Analitik

Le puede interesar: ¿Qué es el factoring digital y cómo puede ayudar a las finanzas de las pymes?

El tipo de factoring más adecuado dependerá de las necesidades específicas de la empresa. Por ejemplo, si la empresa tiene una buena relación con sus clientes y tiene confianza en que pagarán las facturas, puede optar por el factoring tradicional.

Pero si la empresa no cuenta con dichas relaciones y hay más riesgo de impago, puede optar por el factoring con recurso o el factoring sin recurso.

Negociar las condiciones del contrato

El contrato de factoring es un documento legal que regula la relación entre la empresa y el factor. Es importante negociar las condiciones del contrato para asegurarse de que sean justas y beneficiosas.

Algunos de los aspectos que se pueden negociar en el contrato de factoring son:

  • La tasa: El precio del factoring se suele calcular como un porcentaje de descuento del valor total de la factura.
  • El plazo: El plazo de pago del factoring de la obligación por parte del pagador el cual suele ser desde 30 y hasta 90 días.

Utilizar el factoring de forma responsable

Algunos consejos para utilizar el factoring de forma responsable son:

  • Utilizar el factoring para cubrir necesidades específicas de liquidez relacionadas al crecimiento productivo y/o operativo, por ejemplo.
  • No utilizar el factoring para financiar gastos corrientes.
  • Reintegrar el factoring lo antes posible para evitar pagar intereses elevados.

Finalmente, Latam Trade Capital asegura que este servicio financiero seguirá tomando fuerza y relevancia especialmente dentro del mercado de las Pyme, y que, de esta manera, ellos, al ser el factor no bancario número 1 de Colombia, contribuirán de manera significativa a la inclusión financiera en nuestro país.

Convierta a ValoraAnalitik en su fuente de noticias