PIB de Colombia se expandiría 2,2 % este año: LarrainVial

203

La economía colombiana crecería un 2,2 % este año, superior al alza de 1,8 % de 2017, dijo el director de Estudios de LarrainVial, Leonardo Suárez.

“La falta de un comercio enteramente abierto, incertidumbre política y una limitada flexibilidad fiscal no le permitirán a Colombia beneficiarse completamente del crecimiento global”, precisó el analista.

Añadió que la gran pregunta es si los mercados accionarios de la región ya han incorporado la aceleración del crecimiento económico y Ebitda (flujo de caja operativo) en 2018.

A lo que respondió que todos los indicadores sugieren que las bolsas ya casi han alcanzado un valor justo y que la economía colombiana necesita un nuevo impulso para que los mercados repunten.

Basado en una real apreciación de las monedas de mercados emergentes en contra del dólar, la firma comisionista de la Bolsa chilena, con sede en Bogotá, proyecta que el crecimiento global será liderado por el comercio exterior (aumento en el volumen de las exportaciones más importaciones globales). El intercambio de bienes subiría 5 %, “pese a que el Fondo Monetario Internacional (FMI) solo espera un avance de 4,3 %.

No obstante, la apreciación monetaria regional,  impulsada por el peso chileno, debería impulsar el crecimiento regional, que estaría cercano al 2 % o más este año, con respecto al 1,2 % en 2017.

En tanto que la economía global debería continuar acelerándose este año, creciendo un 4 % o más, superior al 3,6 % el año pasado. El FMI pronostica una expansión del Producto Interno Bruto (PIB) mundial de 3,7 %.

“El avance de la economía mundial debería continuar impulsando la depreciación global del dólar, llevando el tipo de cambio europeo a 1,35 dólares/ euro y el yen a 95 yenes / dólar en los próximos doce meses, pese a las alzas de tasas de interés en Estados Unidos”, comentó el analista.

Las economías emergentes deberían avanzar 5,5 %, señaló el experto, mientras que el FMI prevé anticipa 4,9 %, después de expandirse 4,6 % en 2017. “Las asiáticas emergentes deberían crecer 6,6 % en 2018, similar a su alza de 6,5 % de 2017”, puntualizó.

Por último, mencionó entre los principales riesgos que podrían revertir este positivo escenario para las economías y monedas emergentes están que la inflación de Estados Unidos aumente mucho más de lo esperado, lo que llevaría a la Fed subir la tasa de interés a cerca de 6 % o más dentro de los próximos 18 meses; que el apalancamiento corporativo en China ingrese en un estado de estrés, reversando la apreciación del RMB e interrumpir abruptamente la demanda por commodities; y  que el creciente proteccionismo empezado por la administración Trump con la imposición de tarifas al aluminio y acero modere o interrumpa el crecimiento del comercio mundial, lo que sería negativo para los mercados emergentes.

“Sin embargo, la demanda global por commodities solo será marginalmente afectada por medidas proteccionistas, debido a que el crecimiento chino está concentrado en la demanda doméstica en vez de las exportaciones”, concluyó.