Producción de café caería “ligeramente” este año: FNC

239

La producción de café este año estaría “ligeramente” por debajo de la registrada en 2017, cuando se produjeron 14,2 millones de sacos, afirmó a Valora Analitik el director de Investigaciones Económicas de la Federación Nacional de Cafeteros (FNC), José Leibovich.

“Obviamente esto depende de factores climáticos, cada día esa variabilidad es más impredecible”, precisó.   

Así mismo, uno de los aspectos críticos para el sector es el precio, que ha caído fuertemente por una revaluación del peso en últimos meses, asociada con los mayores precios del petróleo.

Esa subida de los precios del crudo se explica en buena medida por la situación en Medio Oriente; las amenazas de posibles retaliaciones por el ataque químico en Siria por parte del presidente Donald Trump. En la medida en que la situación pase rápidamente, habría una recuperación de la tasa de cambio que ayude a mitigar el menor precio del grano.  

“Unas de cal y otras de arena, como dice el dicho. Esta analogía se refiere a que hay beneficios para el país, que percibe mayores ingresos por crudo, pero golpea de manera indirecta a los exportadores agrícolas, como los cafeteros”, precisó.  

Esa coyuntura ha hecho que el precio del grano en la Bolsa de Nueva York y en la Bolsa de Londres tenga un comportamiento a la baja, que repercute en los ingresos de los caficultores.

El año pasado, se tuvieron precios de entre 830 mil pesos y 850 mil pesos la carga, incluso hubo meses en que bajó hasta 800 mil pesos, mientras que hoy “estamos pasando por precios más bajos, de cerca de 720 mil pesos”.

“Entonces, pues obviamente es una situación que genera un poco de estrés”, comentó el experto. Sin embargo, los ciclos de buenos y malos precios hacen parte de la naturaleza del negocio.

Recomendaciones para el sector

Ante la posibilidad de ser ayudado por el Gobierno, observada en algunas oportunidades por el tamaño del negocio, comentó Leibovich que la situación fiscal “está muy apretada, no está fácil recibir apoyos de esa naturaleza”.

El sector cafetero está constituido por cerca de 550 mil familias.

En ese sentido, recomendó racionalizar los gastos y recurrir a los ahorros de tiempos de buenos precios para cubrir la estrechez.

“Hay que ser muy austero para pasar la temporada de vacas flacas. Hay mucha incertidumbre en el mercado mundial del petróleo”, dijo el directivo.

Por último, sugirió que hacia adelante se deben generar mayores eficiencias en los procesos productivos para bajar los costos, “para no estar angustiados cuando los precios estén en estos niveles. Se está trabajando en esa perspectiva de tener tecnologías que ayuden a mejorar la eficiencia de la recolección”.

¿Por qué se importa café?

Según Leibovich, la importación de café responde a que la fábrica colombiana Buencafé produce café liofilizado para exportación de forma exclusiva.  

La materia prima para ese café (tipo robusta) no es suficiente en el país, mientras que se siembra masivamente en Vietnam y otras naciones del sureste de Asia, por tanto, “en ocasiones se importa, pero eso genera un valor agregado, que repercuten en las utilidades de la empresa”, dijo el directivo.

En ese sentido, es una materia de más baja calidad, comparado con el café colombiano, que no reemplazará las compras a caficultores del país, pues su volumen representaría solo hasta el 2 % de las totales.

La gráfica muestra que el precio del café está cerca de los mínimos que marcó en 2016.

El precio promedio se ubica en la zona baja de las fluctuaciones de los últimos ocho años.