Pérdidas de Fabricato crecieron 13,1 % en primer trimestre de 2018

171

Unos 76.137 millones de pesos sumaron las ventas de Fabricato al primer trimestre del año, una caída de 13,6 % frente a igual periodo del año pasado.

Si bien la compañía reconoció que los tres primeros meses del año tuvieron un ambiente de negocios más favorable con relación al trimestre inmediatamente anterior, dijo que durante el traslado iniciado en diciembre de parte del proceso productivo de la planta Riotex, en Rionegro, a la de Bello, tuvieron pequeños retrasos que comprometieron su producción en enero, afectando el volumen de negocios estimado.

“En enero ya operamos con la producción de entretelas, pabilos y tejeduría de punto en Bello, quedando pendiente a penas el traslado de la planta de teñido y acabados de tejido de punto, prevista para concluirse en julio”, precisó.

Ese traslado depende de la duplicación de la planta de tratamiento de efluentes de la fábrica de Bello, que a su vez está programada para concluirse en junio

Considerando la afectación del movimiento de la capacidad instalada como adicional a lo que generalmente se percibe en enero, por ser un mes corto, el impacto negativo al resultado fue igualmente más importante.

“Al analizar el resultado del trimestre mes a mes, se percibe un mal enero, como se mencionó anteriormente, pero un buen febrero y marzo, con un resultado en el Ebitda positivo, en un nivel alineado al presupuesto, haciendo que al cierre del trimestre este importante indicador termine positivo”, señaló.

El Ebitda de Fabricato sumó 1.819 millones de pesos, una disminución de 45 % frente al primer trimestre del año pasado. En tanto que el margen Ebitda se situó en 2,4 %.

Por otro lado, la pérdida neta fue de 11.613 millones de pesos, un crecimiento de 13,1 % frente a los tres primeros meses del año pasado. La pérdida operacional fue de 2.904 millones de pesos, un incremento de 13,5 %.

Fabricato mencionó sobre consolidación del proceso productivo, que hubo una importante disminución en el costo de operación, de acuerdo con lo estimado.

Otro elemento que destacó fue el nuevo modelo en la gestión de negocios, “a partir del cual, el volumen de producción estará alineado a la expectativa de venta para el período, y no con el concepto de utilización máxima de la capacidad instalada”.

Uno de los efectos positivos en este cambio de política se nota al comparar el inventario de productos terminado al cierre de este primer trimestre con el mismo periodo del año anterior, 25% menor en pesos y 32% en volumen. El otro resultado positivo fue un flujo de caja menos estresado.

“Siendo estos los puntos relevantes, informamos los resultados del trimestre, destacando los resultados de Ebitda de los meses de febrero y marzo, por encima del 7 % sobre las ventas”, indicó.