Fitch confirma calificación de Argentina, pero rebajó su perspectiva

233

La calificadora de riesgo Fitch Ratings decidió hoy confirmar la clasificación por defecto de emisor de moneda extranjera (IDR) de Argentina en ‘B’ y revisó su perspectiva hasta “estable” desde “positivo”.

La calificación ‘B’ de Argentina refleja, dijo, una alta inflación y volatilidad económica, aunque una mejorada posición de liquidez externa y grandes déficits fiscales y de cuenta corriente que implican fuerte endeudamiento (pero desde un punto de partida favorable en términos de apalancamiento).

Estas debilidades se equilibran, según Fitch, con fortalezas estructurales que incluyen altos ingresos per cápita, una economía grande y diversificada, así como mejores puntajes de gobernabilidad.

La revisión de las perspectivas de Argentina refleja las fricciones de la política macroeconómica y los vientos políticos que se han intensificado más allá de las expectativas previas de Fitch, destacando los riesgos que rodean el proceso gradual de ajuste de políticas macro.

Fitch espera ajustes políticos para progresar, a pesar del reciente ruido político y la volatilidad del mercado, gradualmente reduciendo la alta inflación y los desequilibrios fiscales, y apoyando un crecimiento más fuerte y una perspectiva estable de crecimiento.

Sin embargo, señaló que los acontecimientos recientes han puesto de relieve la vulnerabilidad de la estrategia de política actual en medio del sentimiento del mercado y el apoyo político.

“El lento progreso en el proceso de desinflación y los cambios en la política monetaria han resaltado las fricciones en el marco de política actual que han obstaculizado la mejora en su credibilidad”, cita el informe de Fitch.

Recordó que la inflación de 25% en el 2017 superó el objetivo del 12%-17% y se mantuvo en un nivel similar a marzo, lo que refleja vientos en contra incluyendo alzas en las tarifas de servicios públicos, depreciación del peso, gran crecimiento de la oferta monetaria que emana de las presiones fiscales y la inercia salarial.

En diciembre, el gobierno subió sus 2018 y 2019 objetivos de inflación.

Si bien esto los hizo más realistas, dijo Fitch, los recortes de las tasas de política posteriores pueden haber afectado la credibilidad del mercado y del banco central (BCRA), y las expectativas de inflación saltaron por encima los nuevos objetivos.

Justamente, en la última semana el banco emisor tuvo que elevar sus tasas de interés para contener la fuerte caída del peso argentino. Hoy lo hizo en 675 puntos básicos hasta llevarla al 40%.

 

Fuente: Valora Analitik.

 

El banco argentino ha intentado sin éxito desalentar las posiciones en dólares con subidas consecutivas de la tasa de interés, que pasó 27,25% a 40% desde el viernes hasta hoy.

Al mismo tiempo, volcó al mercado de cambios 4.800 millones de dólares de sus reservas durante las últimas seis jornadas.