Propuestas fiscales de Duque y Petro no ofrecen solución estructural: Nomura

215

El banco de inversión japonés Nomura sostiene que una victoria del candidato Gustavo Petro en la segunda vuelta de las elecciones presidenciales, este domingo, “sería una gran sorpresa en este punto”.

No espera una reacción importante del mercado a corto plazo luego de que se conozca el resultado según su caso base. Sin embargo, la victoria de Duque “seguirá siendo un factor de diferenciación positivo para Colombia, en comparación con otros pares de América Latina”.

Por otro lado, la victoria de Petro podría conducir a una fuerte liquidación de los activos colombianos y un bajo rendimiento subsiguiente de los mercados emergentes en los próximos meses.

Más claro frente a sus pares

Durante mucho tiempo, Nomura sostuvo que Colombia enfrentaba menores riesgos políticos y de mercado relacionados con sus elecciones presidenciales en comparación con otras grandes economías de América Latina (Brasil y México). Esa posición aún se mantiene.

“Desde que Duque ganó la primera ronda el 27 de mayo, no hemos visto desarrollos significativos en la campaña para la segunda ronda que podrían alterar nuestro caso base”, puntualizó.

La ventaja del candidato del Centro Democrático en las encuestas ha oscilando en su mayoría por encima de 10 %. También destaca que es probable que disfrute de una sólida base de apoyo en el Congreso. Su partido posee el segundo mayor número de escaños en la cámara baja y el mayor número de escaños en el Senado.

Sigue destacando la necesidad de una mejora fiscal en un escenario en el que los déficits generales han promediado aproximadamente el 3 % del Producto Interno Bruto (PIB) en los últimos seis años: “una estimación decreciente de crecimiento potencial (de 4,50 % anual en 2009-2016 a alrededor de 3 % actualmente) y calificaciones de crédito que han empeorado en el margen y van desde BBB hasta BBB-”.

En su opinión, las propuestas fiscales de ambos candidatos no ofrecen una solución estructural a largo plazo para los problemas fiscales de Colombia.

Desde la perspectiva de la política monetaria, “creemos que es probable que la junta del Banco de la República tome un cambio agresivo en el margen cuando la nueva administración entre en funciones (asumiendo nuestro caso base) y se nombre un nuevo liderazgo de la junta”.

Implicaciones de la estrategia

Con encuestas que apuntan a la probable victoria de Duque, no prevé una reacción significativa del mercado si el escenario de las encuestas se confirma el próximo domingo.

En este momento cree que los activos colombianos han tenido en cuenta las positivas noticias de un gobierno favorable al mercado para los próximos cuatro años (Duque fue seleccionado como el candidato preferido por el mercado en su encuesta de elección presidencial).

Recordó que cree que el desempeño superior de los activos colombianos a fines de marzo se debió a una combinación de: 1) la probabilidad de una presidencia de Duque y 2) una sólida primera impresión que realizó con inversionistas en Nueva York el 23 de marzo.

Bajo estas condiciones, reitera sus posiciones cortas de BRLCOP y cortas de MXNCOP en las próximas semanas / meses.

En el lado de las tasas, también pronostica un rendimiento superior al extremo largo de la curva colombiana, ya que no puede descartar sobreponderaciones adicionales de la cartera que favorezcan a Colombia en detrimento tanto de México como de Brasil.

“También es importante tener en cuenta que Colombia parece estar a punto de superar su desempeño ya que su economía está entrando en una fase de recuperación mientras goza de un impacto positivo en los términos de intercambio debido a los altos precios del petróleo”, añadió.

Finalmente, a pesar del escenario generalmente alcista para Colombia (particularmente en términos relativos a sus pares), también mencionó los desafíos futuros.

En particular, “creemos que la luna de miel de Colombia con los mercados podría terminar si el nuevo gobierno no entrega más medidas de consolidación fiscal antes de fin de año. Nuestro caso base es que, a partir del cuarto trimestre, el rendimiento de los activos comenzará a depender de la capacidad / disposición del nuevo gobierno para realizar los ajustes fiscales necesarios y, por lo tanto, evitar una degradación al estado basura por parte de las agencias de calificación”, señaló.