Primer semestre termina volátil para los mercados financieros

201

Al cierre de mes, trimestre y semestre, los precios del petróleo marcan una tendencia al alza. La referencia WTI marca máximos para 2018 en junio, y ha vuelto a precios que no se veían desde noviembre del 2014.

“La recuperación de los precios del crudo está atada a hechos geopolíticos, en particular a la tensión de países productores importantes, como Irán, que tiene por delante unas sanciones por parte de Estados Unidos, que ya está empezando a implementar. Hay una restricción de importación desde ese país”, señaló el analista de Valora Analitik, Camilo Silva.

Los mercados también están pendientes de una interrupción de los suministros de petróleo en África y Oriente Medio.

En Libia (norte de África), por ejemplo, una lucha de poder entre el gobierno oficial y los rebeldes genera incertidumbre sobre quién tendrá a cargo las exportaciones petroleras del país. Hasta el momento, los puertos petroleros de Hariga y Zueitina, en el este, funcionaban normalmente.

Así mismo, el recorte de Organización de Países Exportadores de Petróleo hace menos de dos años, ha impactado los precios.

Sin embargo, resaltó Silva que la crisis en Venezuela es la que más ha aportado a ese incremento en precios, porque se le ha desplomado la producción de barriles.

Moody’s anticipó que la continuidad del gobierno de Nicolás Maduro implicaría que la producción estaría cayendo a los 500 mil barriles, una quinta parte su promedio antes de la caída del precio del petróleo, y “cuando hablábamos de una producción por encima de los 2 millones hace unos cinco años”, añadió Silva. 

Además, un corte de suministro en Syncrude en Canadá ha bloqueado 350.000 barriles por día (bpd) de crudo, y se espera que las reparaciones duren al menos hasta julio.

Para compensar el suministro interrumpido, la Opep comunicó a finales de la semana pasada que aumentaría la producción.

Luego de que la Reserva Federal anunciara el aumento de las tasas de interés, las tensiones comerciales entre Estados Unidos y China, Canadá, México y la Unión Europea anularon el repunte tentativo en las salidas de cartera de no residentes de mercados emergentes, reportó el Instituto de Finanzas Internacionales (IIF, por su sigla en inglés).

Una mayor escalada de las tensiones provocaría asimismo una mayor cautela de los inversores, y un peso en la cartera, la banca y los flujos de mercados emergentes relacionados con el comercio.

Por otro lado, a pesar de las medidas del Gobierno de Argentina enfrentar las recientes presiones cambiarias, la agencia calificadora Moody´s dijo que, si bien ayudarán a reducir la volatilidad cambiaria, ese reciente debilitamiento del peso refleja una mayor percepción de riesgo para los activos argentinos.

Como reportó previamente Valora Analitik, el banco argentino ha intentado sin éxito desalentar las posiciones en dólares con subidas consecutivas de la tasa de interés.

El fortalecimiento de la divisa estadounidense desde mediados de abril ha provocado una fuerte depreciación de la moneda y una disminución significativa de las reservas de divisas en varios mercados emergentes y fronterizos.

Lo anterior, a su vez, aumentando los riesgos crediticios para quienes tienen grandes necesidades de financiación externa, señaló un reporte de Moody’s Investors Service.

Algunos países, entre los más vulnerables a un dólar estadounidense más fuerte, son Argentina (B2 estable), Ghana (B3 estable), Mongolia (B3 estable), Pakistán (B3 negativo), Sri Lanka (B1 negativo), Turquía (Ba2 Revisión de rebaja) y Zambia (B3 estable).

Chile (Aa3 negativo), Colombia (Baa2 negativo), Indonesia (Baa2 estable) y Malasia (A3 estable) también están expuestos, pero los amortiguadores financieros e institucionales reducen la vulnerabilidad a corto plazo.

Monedas latinoamericanas frente al dólar

ADR de acciones colombianas listadas en Bolsa de Nueva York