Aumentan riesgos crediticios en América Latina: Fitch

142

Es probable que el endurecimiento de las condiciones de financiamiento externo, los riesgos nacionales idiosincráticos y el proteccionismo comercial mundial continúen desafiando a los soberanos latinoamericanos y caribeños en la segunda mitad de 2018, afirmó Fitch Ratings.

“Estos factores ya han llevado a un aumento de las vulnerabilidades para algunos soberanos, especialmente los calificados en el grado altamente especulativo”, explicó.

Así mismo, han incrementado los riesgos crediticios con acciones de calificación negativas en la región que superan a las positivas en el primer semestre de este año.

Brasil (BB-/Estable) y Nicaragua (B/negativo) bajaron de categoría a principios de este año, mientras que las perspectivas se revisaron a la baja para Argentina (B/Estable), Costa Rica (BB/Negativo) y Aruba (BBB-/Negativo).

La mayoría de los soberanos regionales tienen una perspectiva estable. Sin embargo, de los restantes, cuatro tienen una perspectiva negativa (Aruba, Costa Rica, Ecuador (B) y Nicaragua) versus dos en positivo: Jamaica (B) y Paraguay (BB). Venezuela está en incumplimiento predeterminado y no tiene una perspectiva de calificación.

Las vulnerabilidades del financiamiento externo relacionadas con las cambiantes condiciones monetarias de los EE. UU., en particular, pondrán de relieve las vulnerabilidades de los países con grandes necesidades de financiamiento externo y limitada liquidez externa y flexibilidad de los tipos de cambio.

“Argentina es un buen ejemplo. La perspectiva de Argentina fue revisada a estable de positiva como resultado del aumento de los desafíos macroeconómicos resultantes de la inestabilidad de la moneda, la pérdida de reservas internacionales, un aumento significativo en las tasas de interés y potenciales obstáculos políticos a la agenda de reformas. Estos factores llevaron a las autoridades a solicitar y obtener un arreglo de reserva del FMI”, mencionó.

Un fuerte ciclo de elecciones y riesgos domésticos idiosincráticos también se suman a las incertidumbres en algunos países. Las elecciones en México y Brasil aumentan las incertidumbres políticas en las dos economías más grandes de la región. Nicaragua ha experimentado un incremento del riesgo político debido a prolongadas protestas antigubernamentales y la posterior respuesta violenta.

Por último, la calificadora dijo que la región se está beneficiando de un repunte cíclico de la economía y se espera que el crecimiento se acelere moderadamente este año.

Sin embargo, se espera que el crecimiento regional sea bajo, en comparación con máximos anteriores, ya que el crecimiento potencial se ha debilitado en los últimos años, mientras que la aversión al riesgo global vinculada al aumento de las tasas de EE. UU. y las políticas comerciales proteccionistas se suman a los riesgos a la baja en el corto plazo.

Además, Argentina y Nicaragua son excepciones notables donde se pronostica que el crecimiento se desacelerará significativamente este año.