Mejora en calificación de Tecnoglass estaría jalonada por posiciones comerciales y financieras

95

Fitch Ratings destacó la robusta dinámica empresarial de Tecnoglass Inc. (con calificación BB- / Estable), al afirmar que está bien posicionado, en relación con los pares de la industria de ventanas, debido a una estructura de costos competitiva y un perfil de crecimiento superior a la media.

“Esto está respaldado por una cartera de pedidos sólida, relaciones a largo plazo con los clientes y la diversificación geográfica. Se espera que la mejora de la calificación sea resultado del fortalecimiento de las posiciones comerciales y financieras de Tecnoglass, el aumento de la diversificación del canal de distribución y del mercado final, junto con las expectativas de una menor tasa de interés y la generación de flujo de efectivo operativo más estable”, precisó la calificadora.

Fitch Ratings analizó dos escenarios, en relación con el perfil de crédito de la compañía, desencadenando una acción de calificación positiva o negativa.

El escenario positivo incluye la aceleración del crecimiento de los ingresos, debido a que se otorgaron nuevos negocios mayores a los previstos. El escenario negativo presenta pérdidas en los volúmenes de ventas que resultan en la incapacidad de Tecnoglass para mantener el apalancamiento bruto por debajo de 3.5x y el apalancamiento neto por debajo de 3.0x en el plazo intermedio.

La escala aumentada, permitiendo que Tecnoglass duplique su tamaño, combinado con un apalancamiento bruto por debajo de 2.0x, respaldaría una actualización de calificación.

La generación de Ebitda (flujo de caja operativo) que disminuye por debajo de los 50 millones de dólares presionaría las métricas crediticias y podría llevar a una rebaja de las calificaciones de Tecnoglass.

La firma señaló que Tecnoglass opera en una industria enormemente competitiva y fragmentada. Los competidores de la compañía, en su mayoría fabricantes de ventanas regionales y locales, normalmente serían calificados en las categorías de calificación baja ‘BB’ a ‘B’.

Las características de las empresas en estos niveles de calificación incluyen una gama limitada y amplia de ofertas de productos, ventajas competitivas replicables y baja diversificación geográfica y de mercado final. El número de competidores de la industria tiende a fluctuar con el ciclo de la demanda.

También comentó que los emisores corporativos más altos en los productos de construcción generalmente venden productos y servicios en una amplia gama de canales de distribución. Los inversores con el rango más alto de la industria han desarrollado grandes redes de distribución y tienen una gran exposición al segmento de reparación y remodelación más estable.

“Una ampliación de los canales de distribución de Tecnoglass sería consistente con las empresas de mayor calificación y positiva para la calidad crediticia, ya que proporcionaría una exposición equilibrada a los diversos mercados finales de la construcción”, precisó.

Los ingresos y el Ebitda medianos de 2017 de los emisores de productos de construcción calificados por Fitch son de 3 mil millones de dólares y 500 millones de dólares, respectivamente.

Estos se comparan con los ingresos de Tecnoglass de 300 millones de dólares y el Ebitda de 55 millones de dólares. En comparación con los emisores latinoamericanos, la escala de Tecnoglass está por debajo de la mediana de 2017, que es de 1,2 mil millones de dólares de ingresos y 200 millones de dólares de Ebitda.

“Una mayor escala y una mayor diversificación operativa ofrecen mejores economías de escala, lo que a menudo permite a las empresas lograr eficiencias de costos y un mayor acceso a los canales de distribución. Un fuerte valor de marca y un amplio reconocimiento de marca también aumentan la probabilidad de robustez del perfil crediticio”, dijo Fitch.

Finalmente, indicó que una mayor diversificación y una mayor escala probablemente resulten en una menor volatilidad del flujo de efectivo, una mayor flexibilidad financiera y una mejor calidad crediticia a largo plazo.

“Tecnoglass creció rápidamente de 2012 a 2016, ya que ganó nuevos negocios, particularmente en los EE. UU. El crecimiento de la compañía se desaceleró en 2017, cuando las nuevas construcciones en Colombia declinaron y la cartera de pedidos de la compañía en los Estados Unidos se pospuso. Esto resultó en menores ingresos, en comparación con una base de mayor costo fijo, y una disminución en el Ebitda operativo a 55 millones de dólares en 2017 desde 64 millones de dólares en 2016”, concluyó.