EPM busca $3,4 billones con venta de activos

274

La Junta Directiva de Empresas Públicas de Medellín (EPM) autorizó a la administración para llevar al Concejo de Medellín el visto bueno para enajenar la participación que tiene en ISA (10,17 %), así como participaciones accionarias minoritarias en empresas de diferente orden, que suman cerca de 30 mil millones de pesos, anunció su gerente, Jorge Londoño de la Cuesta.

Con ISA, estaría recaudando 1,6 billones de pesos. El total de lo enajenado totalizaría entre 3,4 billones de pesos y 4 billones de pesos, en un periodo de entre seis meses y un año.  

En forma paralela, la Junta Directiva y la administración han determinado vender también las empresas que tiene el grupo en Chile. Iniciará todos los trámites para enajenar Aguas de Antofagasta (100 %), a través de sus filiales EPM Chile S.A. e Inversiones y Asesorías South Water Services SpA, y el parque eólico Los Cururos (100 %), que posee a través de sus filiales EPM Chile S.A. y EPM Inversiones S.A.

Aguas de Antofagasta tuvo una inversión superior a los 900 millones de dólares de EPM, de los cuales unos 400 millones de dólares ya regresaron a Colombia, a través de un crédito de la compañía chilena localmente.

“Con la enajenación de estas empresas, el grupo EPM va a asegurar el capital necesario o flujo de efectivo para seguir realizando todas las inversiones en los próximos años y para atender de la mejor manera la contingencia de Hidroituango”, explicó el gerente.  

EPM tiene contemplado dentro de su plan de crecimiento hacer inversiones por 10 billones de pesos para los próximos años, la mayor parte está relacionada con el fortalecimiento de la infraestructura de acueducto y alcantarillado en Medellín y Antioquia y de transmisión de energía “para asegurar la calidad de prestación de servicios”.

Así mismo, se aplazarían inversiones presupuestadas por 2 billones de pesos, un 20 % del total mencionado, hasta después de 2021.

Además, Londoño de la Cuesta mencionó que EPM estará desarrollando un plan de ahorro, que estima en cerca de 1 billón de pesos para los siguientes cuatro años, es decir, unos 200 mil y 300 mil millones de pesos por año.

Sobre el avance de las obras, indicó que el embalse está en la cota de 369 metros sobre el nivel del mar: “Están saliendo 600 metros cúbicos por segundo por casa de máquinas e ingresando unos 550 metros cúbicos o 700 metros cúbicos por segundo, si llueve”, señaló.

Hacia agosto, el nivel del embalse estaría oscilando unos 370 metros, con cerca de dos o tres metros más.

En tanto que la cota de la presa alcanzó ya los 418 metros sobre el nivel del mar, unos 49 metros por encima del embalse.

Está fortaleciendo el enrocado y la construcción de la pantalla (para convertir el lleno prioritario en definitivo) estaría lista a finales de octubre.

En cuanto a la tarea de taponamiento definitivo de túnel de desviación derecho, ya se están realizando las perforaciones para inyectarle concreto, “que será paulatino”. La instalación de las compuertas para el cierre de la casa de máquinas estaría lista en agosto, para concretarla hacia septiembre.

Hacia el cuarto trimestre de este año, se despejaría la incógnita de cuándo se retomarían las obras principales.

La firma chilena Eskava ha sido contratada para el análisis causa-raíz del problema, que “nos pueda decir qué pasó, trabajo que inicia en agosto. Entre tres y cuatro meses, se presentarían los resultados de esas investigaciones”, comentó Londoño de la Cuesta.

Ante el requerimiento Autoridad Nacional de Licencias Ambientales (Anla), ya se hizo la contratación de perito para que garantice que las obras realizadas sí mitiguen los riesgos.

La compañía ha iniciado investigaciones de carácter interno para analizar procedimientos durante la ejecución del proyecto, y le ha pedido a control disciplinario que evalúe posibles inconsistencias que se hayan presentado durante el proceso de licenciamiento.

“Aunque tienes licencias ambientales, se pueden haber presentado inconsistencias que estamos investigando en las fechas”, añadió.

Por último, comentó que la empresa sigue creciendo en ingresos frente al año anterior, y mantiene un Ebitda (flujo de caja operativo), que viene creciendo un 10 % frente al primer semestre del año pasado.

Mantuvo por tres años el retraso del proyecto, y mencionó que 2.500 millones de dólares es el valor asegurado por daño material.