El Idea y su modelo de negocio energético para elevar ingresos de municipios

142

Mayores ingresos vía dividendos, regalías, impuesto de industria y comercio e impuesto predial, generación de empleo, mayor confianza inversionista y generación de energía por filo de agua (sin embalse) son algunos de los beneficios del modelo de negocio que lidera el Instituto para el Desarrollo de Antioquia (Idea) con la financiación y construcción de pequeñas centrales hidroeléctricas en municipios del departamento.

“Buscamos convertir la generación de energía eléctrica en una alternativa adicional para la financiación de los municipios, para que no tengan solamente las fuentes impositivas que hoy tienen”, indicó el gerente del Idea, Mauricio Tobón Franco.

La iniciativa, de la que, asegura, son pioneros y que no se realiza en ninguna otra región del país, fue premiada por la Asociación Latinoamericana de Instituciones Financieras para el Desarrollo (Alide), “por ser un modelo de desarrollo sostenible”, ya que produce cero emisiones de carbono.

Hoy, el Idea, su filial Gen+, y la Gobernación de Antioquia inauguraron la central hidroeléctrica Juan García, en el municipio de Liborina, cerca del río Cauca y del proyecto hidroeléctrico Ituango.

Esta generará 4,5 megavatios “aprovechando las aguas de la quebrada Juan García”, indicó.

Con una inversión de 41 mil millones de pesos, la central ya tiene asegurada la venta de energía durante los próximos 10 años; luego de un proceso de subasta, hace dos años, en que salió vencedora Enerco, una comercializadora del Valle.

“Esa energía la compraron a Gen+. Los clientes de ellos son compañías grandes del país. Hay un tipo de contratos en el mercado que se llaman los PPA (Power Purchase Agreement); de venta futura de energía para garantizar tanto a los generadores la compra como a los usuarios el precio de energía en el tiempo y para que quienes van a trazar el proceso de un desarrollo industria puedan incorporarlo a su estructura de negocio”, explicó el gerente del Idea.

Con dos turbinas tipo Pelton de origen austriaco, esta central serviría para suministrar energía a 11.500 viviendas.

En su construcción participaron como socios GEN+ (56 %) y los municipios de Liborina (24 %) Olaya (10 %) y Sabanalarga. Los municipios recibirán por ventas anuales de energía cerca de 5.000 millones de pesos, un aumento del 15 % de sus ingresos.

Por otro lado, desarrollan un proyecto en el Magdalena Medio de generación de energía fotovoltaica, más o menos unos 100 megavatios, “uno de los más grandes de su tipo en Colombia”, según Tobón.

Ya fue inaugurado el proyecto Alejandría, de 17 megas en el río Nare.  Estará inaugurando San José de la Montaña en próximas semanas, iniciarán la construcción de Conde y Penderisco 1 y, en próximos meses, Cañaveral, a filo de agua, entre Antioquia y Caldas.

“Esas hidroeléctricas terminan convirtiéndose en las empresas más grandes que tienen. Son municipios bastante alejados del progreso, donde se limitan las actividades económicas como la agricultura de subsistencia y la ganadería. Así mismo, se genera un ambiente de estabilidad para que lleguen otras empresas”, mencionó el gerente del Idea.

Añadió que desarrollarán más centrales hidroeléctricas de este tamaño, por las condiciones que respeto al medio ambiente e integración con comunidades, “porque son una fuente alternativa de ingresos”, enfatizó.

En resumen, se construirán otros tres proyectos este año y una el entrante. Continuará licenciando proyectos, con recursos públicos.

Una parte de los recursos tiene destinación específica, como las regalías de agua (saneamiento básico y agua potable) y los provenientes del impuesto de industria y comercio y las utilidades son de libre destinación.