Un 30 % del plan de inversiones de Electricaribe se usará para cortar fraude

254

Sumado a la evidente necesidad de renovar una infraestructura obsoleta que evidencia los bajos niveles de servicio y la menor tarifa que cobra a los usuarios frente al resto de distribuidoras de energía, el plan de inversiones de Electricaribe –en intervención– reconoce que se debe hacer un esfuerzo multimillonario para atajar los niveles de fraude, que siguen sin ceder.

Hoy, cuando vence el plazo para que las distribuidoras le presenten a la Comisión de Regulación de Energía y Gas (Creg), el plan de inversiones a diez años para subir la calidad del servicio, la compañía que atiende el mercado de los siete departamentos de la costa Atlántica radica su expediente tarifario, que contempla inversiones por 7,2 billones de pesos.

De la cifra, que fue anticipada por EL TIEMPO en enero, el agente interventor de la empresa, Javier Lastra, reveló que el 30 por ciento, es decir, 2,2 billones de pesos, se usarán para cortar los altos niveles de fraude, visibles en pérdidas de energía.

El documento presenta inicialmente un horizonte a cinco años y muestra que, de inversiones por 3,16 billones de pesos, 955.829 millones irán a la lucha contra este flagelo.

“Las inversiones en activos de uso dirigidos al programa de pérdidas, que consiste en migrar a red protegida e instalación de macromedidores, implica que el 30,17 por ciento de las inversiones de activos de uso solicitadas para aprobación están dirigidas al programa de recuperación de energía”, dice en el documento.

Y es que para los diez años de inversiones, Electricaribe implementará un plan de reducción de pérdidas por 1,9 billones de pesos, que abarcará 1,2 millones de usuarios con la instalación de un sistema de medición centralizada, normalización de los usuarios que hoy no tienen medidor, instalación de macromedida en los transformadores de distribución y aseguramiento de la medida a los grandes consumidores.

Mayor reconocimiento de pérdidas

Esto incluirá un plan de gestión social que se adelantará con las comunidades, el cual comprende actividades de formación y asistencia al usuario y eficiencia energética, tendientes a minimizar el impacto del plan.

Con los 3,17 billones de pesos para los primeros cinco años del período tarifario (2019-2023), Electricaribe proyecta atender el crecimiento de demanda (estimado en 3,4 % anual), además de alcanzar niveles razonables de calidad del servicio y de pérdidas de energía como premisas fundamentales.

“Esta propuesta le permitirá obtener los incentivos regulatorios de un mayor reconocimiento de pérdidas, que contribuiría a viabilizar la inversión”, precisa el documento.

Se harán 52.717 subproyectos

En la práctica, para el próximo lustro, Electricaribe hará 52.717 subproyectos que beneficiarán a 141 municipios en 2019, a 146 en 2020, a 149 en 2021, a 142 en 2022 y a 138 en 2023.

En cuanto al efecto de las inversiones en la potencia del servicio para atender el consumo, se prevé incorporar en transformadores de potencia 3.485 megavoltiamperios (37,2 % más de la potencia instalada).

Frente a las líneas de distribución, el plan contempla –en nuevas redes y reposiciones de red– intervenir 7.663 kilómetros de red para niveles de tensión de 110 kilovoltios, 66 kilovoltios, 34,5 kilovoltios y 13,8 kilovoltios, es decir, interviene 20,5 % de la red de alta y media tensión, y para baja tensión se intervendrán 3.774 kilómetros.

Redes para combatir robo

Según el documento, dentro del plan de pérdidas se espera instalar 29.116 kilómetros en un esquema llamado red chilena.

Lastra explicó que este será un cambio fundamental, ya que en la red normal, la energía se distribuye a través de cables que recorren el barrio, y de allí salen las acometidas para cada cliente, siendo la infraestructura vulnerable a intervenciones externas. En cambio, en la red chilena, el esquema no opera así, pues la acometida de cada cliente sale desde el mismo lugar del transformador o cerca de él. “La red chilena es más efectiva para el control del fraude”, precisó.

En el expediente tarifario Electricaribe también sustentó las unidades constructivas que solicitará a la Creg que sean consideradas especiales por presentar características técnicas distintas a las de las ya establecidas. Entre estas figuran postes postes Ómar Ahumada Rojasde red de nivel II, cable submarino, indicador de falla monofásico telesupervisado, macromedidores y un centro de control alterno.

(Tomado de El Tiempo. Escrito por Ómar Ahumada Rojas)