Moody’s mejora su perspectiva sobre la ETB

478
Jorge Castellanos - ETB

Moody’s Investors Service cambió su perspectiva sobre la Empresa de Telecomunicaciones de Bogotá S.A. ESP (ETB) a estable desde negativa, esto gracias a la recuperación del desempeño operativo y del perfil de liquidez de la compañía en los últimos años.

Las ventas de ETB se mantuvieron estables en los últimos años, dado que el desarrollo de nuevos negocios (televisión paga, telefonía móvil) compensó la disminución secular de la telefonía fija, el negocio tradicional de ETB.

No obstante, la implementación de eficiencia en costos impulsó las mejoras recientes en la rentabilidad de la compañía. Asimismo, tras varios años de grandes gastos de capital, Moody’s destacó que la ETB redujo sus inversiones en 2016-17, lo que produjo un menor consumo de efectivo y el retorno a un perfil de liquidez adecuado.

Al mismo tiempo, Moody’s afirmó la calificación de familia corporativa (CFR, por sus siglas en inglés) de la compañía en Ba3 y la calificación de Ba3 de sus notas sénior por $530.000 millones con vencimiento en 2023.

La estimación del riesgo crediticio base (BCA, por sus siglas en inglés) de b1 de la compañía permanece sin cambios.

La BCA de b1 de ETB sigue incorporando su posición dominante en el mercado de servicios de línea fija y banda ancha en Bogotá, su progreso en obtener mayor participación en el mercado en nuevos segmentos de negocio, y su cómodo perfil de vencimiento de deuda.

Al mismo tiempo, también dijo que sigue reflejando la pequeña escala y concentración geográfica de ETB en comparación con sus competidores principales, que son operadores más grandes, más diversificados y mejor capitalizados.

Moody’s continúa observando altas presiones competitivas en el sector de telecomunicaciones en Colombia, y ETB cuenta con una capacidad más limitada para invertir en comparación con sus pares, lo que podría afectar su capacidad de crecimiento.

La calificación de Ba3 de ETB refleja su posición como emisor relacionado con el gobierno (GRI, por sus siglas en inglés) y se basa en los siguientes factores: (i) la BCA de b1 de la compañía, que representa la opinión de Moody’s sobre la fortaleza intrínseca individual del GRI; (ii) la calificación de Baa2 de la entidad que brinda apoyo, el Distrito Capital de Bogotá; (iii) la estimación de una dependencia muy alta entre ETB y el Distrito Capital de Bogotá; y (iv) la estimación de una probabilidad moderada de apoyo extraordinario por parte del Distrito Capital de Bogotá. Estos factores brindan un aumento de un escalón en la BCA de ETB, señaló la agencia.

El Distrito Capital de Bogotá (Bogotá, Distrito Capital (Columbia), Baa2 negativa), accionista mayoritario de ETB, tiene previsto vender su participación en la compañía.

El Distrito lanzó un proceso de venta, que fue suspendido en mayo de 2017, como parte de un procedimiento legal iniciado por algunos sindicatos de ETB, con fecha indeterminada de resolución.

ETB pudo reducir significativamente su consumo de efectivo durante el transcurso de 2017.

A fines de junio de 2018, el balance de efectivo de ETB fue de $291.000 millones, con una pequeña deuda de corto plazo por $10.000 millones al nivel de una subsidiaria.

La estabilización de EBITDA y la reducción del gasto de capital de la compañía le permitió disminuir significativamente el flujo de efectivo libre negativo y alcanzar un punto de equilibrio en 2017.

ETB no mantiene ninguna línea de crédito revolvente comprometida, pero tampoco cuenta con grandes vencimientos de deuda en los próximos años. La deuda de la compañía básicamente comprende un bono por $530.000 millones con vencimiento en 2023.

Podría haber un alza en las calificaciones aclaró Moody’s si ETB puede soportar presiones competitivas, volver a tener un crecimiento de los ingresos y seguir aumentando su participación en el mercado en sus nuevos segmentos de negocio.

En particular, podría considerar un alza de calificación si los márgenes de EBITDA ajustados se mantienen por encima del 30% y el índice de flujo de efectivo libre a deuda bruta ajustada mejora por encima del 6% en forma sostenible.

A fin de considerar una acción de calificación positiva, también necesitaría la firma determinar un fuerte apoyo de accionista y el mantenimiento de un perfil de liquidez adecuado.

Advirtió que podría haber una baja de las calificaciones en caso de deterioro de la liquidez de ETB y si el balance de efectivo de la compañía disminuye nuevamente durante un período prolongado.

En términos cuantitativos, también se consideraría una baja de calificación si los márgenes de EBITDA se aproximan a un 20% o el apalancamiento (deuda bruta ajustada/EBITDA) aumenta por encima de 4.0x en forma sostenida.