Aumentan recomendación para acciones de Tecnoglass

449

Dougherty & Company LLC actualizó la recomendación para las acciones de Tecnoglass hasta “comprar” con un precio objetivo de 12,50 dólares, ya que ha aumentado la convicción en el impulso del negocio hasta el cierre de 2019.

“Si bien las acciones han tenido un desempeño deficiente en los últimos 18 meses debido a los menores márgenes y una economía débil en Colombia, el segmento de EE. UU. de la compañía ha seguido ganando participación y ha logrado un crecimiento sólido”, argumentó.

La cartera de pedidos de casi 500 millones de dólares proporciona una gran visibilidad en las estimaciones para el año fiscal del año entrante, con el 80 % de la cartera acumulada para pedidos en EE. UU.

El informe indicó que el cambio de Gobierno hacia uno más proempresarial debería impulsar los resultados en Colombia en el segundo semestre de 2019.

Además, mencionó que el impacto en el margen negativo de la adquisición de Giovanni Monti and Partners Consulting and Glazing Contractors, Inc. (GM&P), en 2017, se ha completado con la racionalización de la cadena de suministro y la reducción de los costos que establece para la expansión de márgenes en el futuro.

Con tan solo 6,6x, el estimado de Ebitda (flujo de caja operativo) para 2019 es de 82 millones de dólares. Ve un riesgo/recompensa muy atractivo, con un potencial alcista para sus estimaciones.

Su precio objetivo se basa en ocho veces el estimado para 2019, un descuento para el comercio de productos de construcción de 8,9x, dado el mayor riesgo de la compañía por operaciones primarias en Colombia.

Puntos clave

El segmento estadounidense del negocio de Tecnoglass ha sido la fuerza motriz del crecimiento en los últimos años.

Desde 2014, la tasa anual compuesta de crecimiento de la compañía ha sido del 33 %, con casi 240 millones de dólares en ventas en 2017, que representan el 76 % de las ventas totales de la compañía.

Para 2018, el segmento de los EE. UU. está encaminado para un crecimiento de las ventas del 15 % al 20 %, con la participación de la compañía en el mercado comercial como en el residencial.

El crecimiento de EE. UU. está siendo impulsado por la empresa que está ganando acuerdos en nuevos mercados.

Tecnoglass ha operado históricamente como un jugador de menor costo en el sector de la construcción comercial y ha sido disruptivo para llegar a ser fabricante de vidrio número uno.

Tiene también una ventaja de costo decidida frente a los competidores estadounidenses, de tan solo el 20 % de las tarifas de EE. UU. y menores tarifas de envío debido a la proximidad de Barranquilla a los océanos Atlántico y Pacífico y al desequilibrio comercial entre Colombia y EE. UU.

El vidrio acabado en los Estados Unidos generalmente se envía a través de rutas de transporte por carretera, que ha tenido un aumento en las tarifas debido a la escasez de mano de obra y amplía aún más la ventaja de Tecnoglass.

“No esperamos ningún impacto arancelario en las exportaciones colombianas dado que el país es uno de los pocos socios comerciales con que EE. UU. genera un excedente y si se imponen aranceles a otros competidores extranjeros, Tecnoglass podría obtener una participación adicional”, indicó el informe.

Espera que el segmento de EE. UU. crezca nuevamente a una tasa de dos dígitos en 2019, con ventas totales en EE. UU. superiores a 300 millones de dólares.

“Vemos las oportunidades dentro de los EE. UU. como una razón clave para nuestra evaluación positiva de las acciones de TGLS”, comentó.

Perspectivas de mejora del segmento latinoamericano

El segmento latinoamericano de la compañía ha tenido problemas durante los últimos 18 meses, con ventas en Colombia que han disminuido un 36 % en el año fiscal 2017, debido a la agitación política en el país y las cambiantes políticas económicas.

Sin embargo, la firma reseñó que el país eligió recientemente un gobierno proempresarial, que ha generado un optimismo significativo sobre la mejora del PIB y el desarrollo económico.

El PIB en Colombia promedió poco menos del 2 % para 2016 y 2017, pero está en camino para un crecimiento cercano al 3 % en 2018 y se pronostica que será superior al 3 % en 2019.

“Las mayores tasas del banco central, dirigidas a controlar la inflación, han sido el principal freno del sector de la construcción, pero con la inflación ahora a una tasa del 3 % frente a la inflación del 9 % a mediados de 2016, la política del banco central se ha vuelto más acomodaticia”, añadió.

Su modelo asume que las ventas en Colombia son planas para 2018, pero prevén un repunte en la actividad con un contexto económico mejorado podría proporcionar un beneficio a nuestras estimaciones.