Moody´s espera medidas para lograr meta fiscal de 2019 si Colombia baja impuestos a empresas

299
Moody´s

El nuevo gobierno de Colombia enfrenta una serie de desafíos estructurales a medida que los objetivos de déficit fiscal se vuelven más difíciles de alcanzar en un período de crecimiento moderado continuo, mientras que un clima político más polarizado dificultará la administración de Duque para recortar el gasto.

Así lo advierte un informe de Moody’s Investors Service en el que se examinan las perspectivas de la nueva administración para alcanzar los objetivos fiscales 2018-19.

En el informe no se hizo referencia a las calificaciones o la perspectiva de la economía de Colombia.

Señala los obstáculos estructurales para reducir el gasto gubernamental inflexible, aumentar los ingresos no petroleros y diversificar los impulsores del crecimiento siguen siendo desafíos clave de crédito.

“Los precios más altos del petróleo y un crecimiento más fuerte de lo esperado le permitirán al gobierno colombiano alcanzar el objetivo de déficit de 3,1% del PIB de este año y hacer posible que el objetivo de 2019 del 2,4% del PIB también se cumpla”, dijo Samar Maziad, un vicepresidente de Moody’s.

“Sin embargo, si se reducen los impuestos corporativos, probablemente se requerirán medidas compensatorias para cumplir con el objetivo de 2019, ya que la reducción de los impuestos compensará parcialmente las ganancias de los mayores ingresos relacionados con el petróleo”, aseguró el especialista.

Moody’s espera que el sector petrolero se recupere gradualmente de los débiles niveles de 2016-17, respaldado por la recuperación de los precios del petróleo.

Aunque un aumento en la inversión mejorará las perspectivas para el sector en el corto plazo, para Moody´s no será suficiente para reponer las menguantes reservas de petróleo de Colombia.

La elección del presidente Iván Duque, junto con la sólida posición de su partido de centro derecha, el Centro Democrático, en el Congreso apunta a la continuidad de las políticas, cita el informe.

Aun así, dijo que la nueva administración enfrenta el gran desafío de aprobar reformas para abordar los problemas fiscales estructurales, en particular los derivados de la estructura de gasto gubernamental relativamente inflexible de Colombia.