S&P rebaja perspectiva de Credivalores y confirma calificaciones

261

La firma S&P Global Ratings decidió revisar la perspectiva de Credivalores – Crediservicios hasta “negativa” desde “estable”, en tanto confirmó la calificación para el emisor en ‘B +’ para el largo plazo y en ‘B’ para el corto plazo.

Al mismo tiempo, ratificó la calificación ‘B +’ para las notas senior no garantizadas de la empresa.

La perspectiva negativa, dijo, refleja el deterioro en el ajuste de riesgo de Credivalores en el coeficiente de capital (RAC) debido al impacto de la adopción de las normas contables NIIF 9 que disminuyó el total del capital ajustado (TAC), junto con el reconocimiento de un capital minoritario

En exposición que aumentó los activos ponderados por riesgo (RWA) de la empresa de manera pronunciada.

En su opinión, la menor proporción de RAC podría obstaculizar la capacidad de Credivalores para absorber pérdidas inesperadas.

“Podríamos degradar al prestamista si no implementa medidas correctivas para fortalecer la base de capital en los siguientes meses, lo que lleva a un índice de RAC de menos del 7%”, dijo el informe.

Por el lado de las calificaciones de crédito de Credivalores dijo S&P que reflejan una mezcla de negocios diversificada y buena posición de mercado en el sistema financiero colombiano.

También incorporan sus normas de préstamo y suscripción, que son moderadamente conservadoras, en comparación con los de otras NBFI que califica en la región.

Además, las calificaciones reflejan su visión de la concentración del prestamista estructura de financiación, que consiste en una única emisión global, y suficientes niveles de liquidez para apoyar el crecimiento.

Considera la calificadora que Credivalores tiene fundamentos particulares que le permitirán navegar a través de la economía aún deslucida de Colombia, como una gran porción de la nómina de préstamos de descuento que representan el 53.4% ​​de sus préstamos crediticios totales.

Espera que la tasa de desempleo en aumento debilite la cartera del prestamista, porque el 85.8% de sus clientes de nómina son empleados del sector público o jubilados y aproximadamente el 47% de la cartera total de préstamos consiste en préstamos a estos prestatarios.