Bancos brasileños, entre los más débiles de los 100 más importantes del mundo

117
Standard & Poor´s

S&P Global Ratings actualizó sus índices de capital ajustado por riesgo (RAC por sus siglas en inglés) en su revisión anual de capital para los 100 principales bancos del mundo en los que indica que 66 aumentaron o se mantuvieron sin cambios en 2017 en comparación con los de 2016.

Cabe resaltar que dentro del listado de la calificadora internacional no se encuentra ningún banco colombiano, sin embargo hay algunos que tienen presencia en el país como Citigroup, Itaú y el Banco Santander.

El índice de RAC promedio aumentó 30 puntos básicos en 2017, alcanzó el 9%, en comparación al 2016 cuando el promedio había sido de 8,7%. Para lo que queda del presente año y 2019, S&P Global Ratings espera que este indicador se mantenga estable.

Cabe resaltar que los índices de RAC mejoraron considerablemente con respecto a cinco años atrás, cuando el índice de RAC promedio era de 7.7% y la fortaleza del capital representaba una debilidad para 38 bancos, contrario a 16 en esta revisión. Adicionalmente, los índices de RAC actuales son mejores que el 6.1% promedio del 20 de junio de 2009, poco después de la crisis financiera mundial.

El Industrial and Commercial Bank of China Limited, el China Construction Bank Corp y el Bank of China Ltd, son los tres bancos que lideran el ranking de los 100 principales bancos del mundo organizado por S&P Global Ratings. La calificadora realizó esta organización con base en el capital total ajustado de cada banco.

Los bancos en Suiza, Alemania y en los países nórdicos tienen los índices de capital más fuertes, mientras que los brasileños, italianos y españoles son los más débiles de la muestra, debido principalmente a las condiciones económicas más débiles en estos países.

S&P Global Ratings considera que la mayoría de los 100 principales bancos tienen capital suficiente para resistir una desaceleración en el ciclo de crédito. La suficiencia de capital es una fortaleza de las calificaciones para 30 de los 100 principales bancos y una debilidad para 16, en comparación con 28 y 38, respectivamente, hace cinco años.